Menú Buscar
Unas 600 personas se han manifestado este sábado frente al Ayuntamiento de Barcelona para reclamar que participe en el 1-O / TWITTER

Los independentistas empiezan los escraches por el 1-O en Barcelona

Unas 600 personas protestan en plaza Sant Jaume y reclaman a Colau que participe en el referéndum

4 min

Las movilizaciones independentistas ante los ayuntamientos catalanes que declinan participar en la organización del referéndum ilegal ya ha empezado. Barcelona es su principal objetivo, dado que las entidades secesionistas son conscientes de que sin la colaboración de la capital catalana es muy complejo que el 1-O llegue a buen puerto.

Ada Colau declina por el momento participar en su organización y ha pedido algo imposible al Gobierno catalán, que le garantice que los funcionarios y trabajadores municipales no sufrirán ninguna consecuencia por participar en el referéndum.

Unas 600 personas, según la Guardia Urbana, han protestado este sábado en la plaza Sant Jaume reclamando al BComú y el PSC que pusieran urnas atendiendo al llamamiento que el propio Carles Puigdemont había hecho pocs horas antes.  

Gritos contra Colau

La CUP también ha hecho un llamamiento para que a las ocho de la tarde empezaran las protestas en toda Cataluña. Media hora antes de su inicio, el primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, ha anunciado que el equipo de gobierno no iba a entregar a la Generalitat la documentación que se le había requerido sobre los colegios electorales.

Esta declaración ha encendido más los ánimos de los manifestantes, que han cargado contra Ada Colau. Gritos como “desobediencia” o “sí se puede”, una proclama que la alcaldesa usaba cuando estaba al frente de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) y es el lema de Podemos.

También se ha escuchado el lema contra los atentados yihadistas, No tinc Por.

Escrache en Mataró

En Mataró (Barcelona) los independentistas empezaron a protestar el jueves, cuando se celebraba el pleno municipal. Unas 300 personas se concentraron frente al ayuntamiento para pedir al primer edil, el socialista David Bote, que colaborara en la celebración del 1-O.

Igual que el resto de ediles del PSC, había anunciado que no cedería espacios municipales para la votación. El pleno aprobó que cedería sus “medios” para convocar el referéndum, aunque el alcalde insistió en que cumplirá la ley y no permitirá que se usen espacios municipales.

Su decisión le puede acarrear consecuencias, ya que gobierna en coalición con el PDeCAT. Por el momento, los nacionalistas no quieren romper la coalición de gobierno pero reconocen que es un elemento de tensión.

Interpelar a los alcaldes

Lleida, Tarragona, Terrassa y Hospitalet del Llobregat son otras localidades que están en el foco de los partidarios del procés. Fue el propio presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, el que animó a los ciudadanos a interpelar a sus alcaldes para que pongan las urnas del referéndum. La convocatoria de estas protestas ha corrido a cargo de la CUP, mientras que l president ha animado a los independentistas a interperlar en la calle a los alcaldes que no quieren ayudar al desarrollo de la consulta prohibida por el Tribunal Constitucional.