Menú Buscar
Imagen de una reunión de la comisión ejecutiva federal del PSOE, con Pedro Sánchez a la cabeza / EFE

Los críticos quieren poner a Sánchez contra las cuerdas en la comisión ejecutiva

El sector del PSOE que quiere apearle de la secretaría general asegura que cuenta con la mitad de los 36 miembros de la dirección

2 min

Todos los focos de la tensión interna que vive el PSOE señalan al comité federal como el órgano que puede poner fin al liderazgo de Pedro Sánchez. El sector crítico afirma que 193 de los 300 miembros del máximo órgano socialista entre congresos son partidarios de poner punto y final a su etapa como secretario general.

Sin embargo, otros sectores apuntan que hacerlo a través de este órgano interno puede tensionar en exceso la organización y es mejor cortar por lo sano. ¿Cómo? En la ejecutiva federal.

El momento oportuno sería tras el desastre de las elecciones vascas y gallegas que auguran las encuestas. Para lograr que Sánchez presente su dimisión se necesita que se lo pida la mitad más uno de los miembros de la ejecutiva. Los críticos aseguran que ya tienen esos votos que surgirían de los ocho miembros andaluces de la ejecutiva, dos extremeños, el exsecretario de Madrid, Tomás Gómez y de la también madrileña, Eva Marín; de los líderes críticos Ximo Puig –Valencia– y García Page –Castilla-La Mancha– que también cuenta con la conquense Manuela Galiano, junto con los tres miembros canarios de la ejecutiva.

A la busca de un voto

Faltaría un voto más para poner a Sánchez contra las cuerdas porque la ejecutiva la forman 36 personas –dimitió el gallego Gómez Besteiro y falleció Pedro Zerolo–. Así, todas las miradas se dirigen al líder vasco, Patxi López, cercano al ahora muy crítico Alfredo Pérez Rubalcaba, y a la valenciana Carmen Montón, próxima a Pedro Sánchez, pero consejera de Sanidad del equipo de Puig.

“¿Parece una conspiración? No tengas dudas, lo es”, apunta a Crónica Global un dirigente crítico con el actual secretario general.