Menú Buscar
Visión interior del increíble nuevo modelo de Mercedes que ha viajado al MWC de Barcelona.

Los cinco coches más alucinantes del MWC 2016

Te dan los buenos días, aparcan solos mientras reservan mesa u hotel, avisan al taller si hay problemas, y hasta pueden venir a buscarte donde estés y abrirte la puerta

Ana Portolés
7 min

Muchos no los conduciremos hasta el 2030, pero gracias al Mobile World Congress los hemos podido ver y tocar. Es la próxima generación de coches inteligentes, de conducción autónoma y semiautónoma, absolutamente conectados y sin duda despampanantes.

1. Daimler (Mercedes-Benz): el no va más de la clase S

Este larguísimo coche de grandes ruedas en los extremos no tiene nada normal, empezando porque se conduce solo. ¿Necesitas un taxi? Mejor llama a tu coche para que te venga a buscar, y dile si estás acompañado para que al llegar abra el número de puertas adecuado. ¿No recuerdas dónde lo aparcaste? Avísale para que te envíe unas fotos de la calle donde está, además de la ubicación en Google Maps. ¿Quieres jugar con tus hijos en un viaje largo? Dile que aparte el volante y gire los asientos, y siéntete como en el comedor de tu casa, con todos alrededor de la mesa, mientras el auto conduce a vuestro destino.

“Hay tres lugares donde pasas el día: tu casa, tu oficina y tu coche. Por eso hemos tratado de que este coche sea un lugar desde el que puedas hacer lo mismo que en casa: relajarte, comunicarte…”, explica el Project leader de Daimler, Peter Lehmann, quien asegura que han hecho falta tres años para desarrollar el proyecto.

Mercedes

Los cristales no pasan desapercibidos; el frontal alcanza hasta la mitad del techo, proporcionando unas vistas increíbles, y los de las ventanas aparecen más o menos tintados a gusto del usuario, quien puede elegir entre modo cocoon (como encerrados en un capullo) o ver manchas en movimiento si alguien pasa por el lado. El interior, además de una cámara de 360 grados, contiene un sinfín de pantallas que pueden mostrar las fotos que elijamos, y cambiar en cualquier momento.

Las luces azules frontales y traseras encendidas avisan de que el coche va sin conductor, y su sistema es capaz de avisar a los peatones de si pueden pasar o no, con luces parpadeantes y voz, además de interactuar con otros vehículos.

De momento es un ejemplar único en el mundo que según Lehmann “no tiene precio”.

2. Stella Lux de Ericsson: a la velocidad de la luz

 Coche solarEstamos ante el coche solar más rápido del mundo: 130 kilómetros por hora. Y lo mejor: su enorme panel solar ubicado en el techo es capaz de generar más energía de la que gasta. ¡Con un día de sol es posible correr 600 kilómetros!

¿Y dónde están los espejos retrovisores? No tiene; se han sustituido por cámaras. Y aunque no es un coche de conducción automática, sí que regula solo la velocidad (por ejemplo, la reduce cuando detecta un semáforo, para evitar frenazos de última hora), y está comunicado a Internet, por lo que puede darnos datos del tiempo, el tráfico, etcétera. Eso sí, requiere de conductor.

3. Kuka de Harman: quita de ahí, volante

La tecnología de Harman en colaboración con Rinspeed es otra de las que impresiona. La puerta de este coche se abre tocando un botón que sustituye a la tradicional manecilla, de forma que no hay ninguna diferencia entre abrir tu coche y abrir una APP del móvil. Posee cámaras y sensores encima del coche y alrededor, que recogen datos como la velocidad o la ubicación.

Y en caso de que el conductor decida usar la conducción automática, aparta el volante hacia atrás o a la derecha, con un brazo extrañamente ergonómico, dejando espacio para girar los asientos de los pasajeros delanteros, para que puedan ponerse cara a cara con los de detrás. El coche no solo comunica con el conductor a través de las pantallas (horizontal en el cuadro de mandos y vertical en medio de los asientos), sino que también es capaz de interactuar con otros vehículos e infraestructuras.

4. R8 V10 Plus de AT&T: ya realidad en EEUU

Lo más llamativo de este deportivo dos plazas de AT&T en colaboración con Audi es que tiene el motor a la vista ubicado en la parte trasera y alcanza los 330 kilómetros por hora. Por descontado, está conectado a la red y puede reproducir radio, vídeos y hasta Twitter.

Dos plazas

También puede proporcionar información al conductor en tiempo real, sobre el tráfico, el precio de la gasolina, el tiempo en el lugar de destino y si quedan plazas de parking.

En cuanto a conectividad, permite acoplar hasta 8 dispositivos electrónicos y cuenta con Wi-Fi Hotspot. Ya es posible conseguirlo en Estados Unidos a partir de 160.000 dólares.

F-Pace de GSMA /Jaguar y Kuga de Ford

Pasan por coches “normales”, pero su interior oculta varias sorpresas. La primera es que ambos poseen conducción semiautomática. El Jaguar, por ejemplo, controla nuestra velocidad, frena para evitar choques, y vigila que no circulemos por encima o por fuera de las líneas de la carretera. Además, permite avisarle cuando nos levantamos por la mañana para que se encienda y vaya calentando motores. Esta primavera podremos comprar este coche compatible con Android e iOS por unos 45.000 euros.

En el caso del Ford, puede aparcar solo, te mantiene dentro de las líneas de la carretera y te avisa de si viene alguien por detrás. También permite dar órdenes de voz al cuadro de mandos, del tipo “pon mi playlist”. Se trata de una colaboración de Ford, QNX, Google y Apple que ya se vende en EE.UU y llegará a Europa este mismo verano. Falta muy poco para que conducir deje de ser mirar un cristal agarrando un volante.