Menú Buscar
El vocal del Círculo de Economía, Juan José López-Burniol, pronuncia una conferencia en el Círculo Ecuestre

López-Burniol avisa a la CUP: "El ejercicio de la ley requiere de una violencia legítima"

El vocal del Círculo de Economía aboga por una consulta, no en términos independentistas, sino fruto de un pacto que reconozca la identidad nacional catalana

5 min

El consejero de La Caixa y vocal del Círculo de Economía, Juan José López-Burniol, ha apostado por una consulta en Cataluña, que no se plantee en términos de independencia, sino de reconocimiento de la identidad nacional catalana. López-Burniol considera "una suerte" el surgimiento de partidos como Podemos, pues permite que todos los ciudadanos, azotados por la crisis, se sientan representados, evitando así situaciones como las vividas en la Alemania de los años 30. Sin embargo, ha advertido a la CUP --tras su propuesta de ocupar segundas residencias-- de que "la ley debe cumplirse" y ser ejercida mediante "una violencia legítima".

López-Burniol ha pronunciado la conferencia 'La doble crisis' en un almuerzo-coloquio celebrado en el Círculo Ecuestre. Una doble crisis política y económica pues, según el ponente, ambas van relacionadas.

El embrión de la crisis política, ha dicho, existía ya en las instituciones, pero la crisis económica ha hecho aflorar la de corrupción y las dificultades para mantener el Estado del bienestar sin reducir las prestaciones sociales y sin precarizar el empleo. López-Burniol ha explicado que, en la Transición democrática, se dotó a los partidos políticos de demasiado poder. "Esa concentración ha ido a más y hay que tenerlo en cuenta a la hora de entender la actual desafección del ciudadano", ha indicado. El conferenciante ha puesto como ejemplo el Consejo General del Poder Judicial, "convertido en correa de transmisión de los partidos".

Podemos, "una suerte"

Las clases medias y trabajadoras, que han soportado la crisis económica y los ajustes prácticamente "sin rechistar", se han sentido excluidos del sistema político y por eso el auge de nuevos partidos. Ha advertido de que, por el contrario, en los años 30, la ciudadanía reaccionó a la crisis votando a partidos fascistas. Por eso, considera "una suerte que exista Podemos porque, para que un sistema funciones, todo el mundo debe tener cabida dentro".

Sin embargo, López-Burniol ha avisado de que, a pesar de la emergencia de esos nuevos partidos, "la ley debe cumplirse. No se puede decir impunemente que se pueden ocupar las segundas residencias, hay que cumplir las leyes democráticamente aprobadas", en alusión a las manifestaciones de la CUP. En este sentido, ha añadido que "el orden jurídico no existe por sí solo, sino que es ejercido mediante una violencia legítima". Ha dicho que es precisamente el incumplimiento de la ley lo que ha dado lugar a la corrupción política.

"El mal fundamental de las dictaduras es que nos acostumbran a no cumplir las leyes. La izquierda nos tenía que haber acostumbrado a cumplir la ley", ha manifestado el conferenciante.

El mal llamado "problema catalán"

El notario ha aludido a otro problema que "llevamos arrastrando", que es la estructura territorial de España. Ha precisado que el mal llamado "problema catalán" deriva de "un problema de concentración de poder en una casta que administra el Estado como si fuera su propiedad privada".

España, ha dicho, solo se puede articular de cuatro maneras: como un Estado unitario centralista que nunca fue; el federal, simétrico o asimétrico en contenido competencial; el confederal o los Estados independientes. En este sentido, ha dicho que la única solución es la independencia o federalismo. "La consulta debe llegar, pero no en términos independencia sí o no. Se debe basar en una negociación bilateral, en un pacto que reconozca la identidad nacional catalán y sus competencias para gestionar sus recursos, con un tope de aportación de dinero, bien mediante el principio de proporcionalidad o con la aportación de una cuota", ha señalado. En este sentido, López-Burniol cree que los barones socialistas no han entendido nunca al primer secretario del PSC, Miquel Iceta: "Si hace diez años hubiéramos seguido por ese camino, ahora no estaríamos así".

Si aún así, la voluntad es la independencia, habrá que darle una salida porque "no es posible un matrimonio sin libertad".