Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Pedro Sánchez con Josep Borrell, en la valoración de los resultados del 26M / EFE

Lo que acordó Borrell con Sánchez para volver al Gobierno

Borrell renuncia al acta de eurodiputado para ejercer de nuevo como ministro de Exteriores y mantener la vigilancia sobre el independentismo en Europa

3 min

Josep Borrell no quería volver al Parlamento europeo. Ya fue presidente de la cámara, y, aunque podía ejercer un papel importante, en la Comisión Europea, su idea ha sido siempre, en los últimos meses, la de seguir al frente del Ministerio de Exteriores. Así lo acordó con Pedro Sánchez, según las fuentes consultadas, y por eso acabó aceptando la candidatura a las elecciones europeas, que ganó de forma amplia.

Borrell valoró con su estrecho círculo ser el candidato del PSC-PSOE en las elecciones generales por Barcelona. Era lo que le pedía el cuerpo, y lo que una parte del PSOE y del PSC deseaba: combatir al independentismo, en una dura campaña, que movilizara todo el voto constitucionalista y recupera parte del voto a Ciudadanos. Ocurrió, sin embargo, que Sánchez y Miquel Iceta, el primer secretario del PSC, mantuvieron la apuesta por Meritxell Batet, que obtuvo unos buenos resultados, con 12 diputados, como segunda fuerza, por detrás de Esquerra Republicana, que logró 15.

Combatir al independentismo

Sánchez mantuvo, a su vez, la idea de que Borrell encabezara las listas a las elecciones europeas, con el objetivo de ganarlas y consolidar la victoria de las elecciones generales del 28 de abril. Pero Borrell ya tenía el acuerdo, según las mismas fuentes para volver posteriormente. Los que le conocen señalan que nunca ha disfrutado tanto en la política como en estos meses como ministro de Exteriores.

Combativo con el independentismo, ha asegurado en diferentes ocasiones que el movimiento independentista lleva ventaja, porque ha logrado, con recursos e influencia, tejer complicidades entre la opinión pública y la publicada en el exterior. Con diferentes decisiones, algunas polémicas, como la destitución de cónsules –el de Edimburgo, en Escocia, Miguel Ángel Vecino, por decir que España no vetaría la entrada de Escocia en la UE si se independizara—Borrell ha mantenido el pulso con el independentismo.

Ahora, aquel acuerdo se hace efectivo. Borrell seguirá en el nuevo Gobierno de Pedro Sánchez como ministro de Exteriores. “Han quedado muchas cosas a medio camino”, aseguran las mismas fuentes, con el ánimo de Borrell de seguir en la brecha.

Cara y cruz para Sánchez

El problema para Sánchez ahora se centrará en Esquerra Republicana, que ha visto en Borrell un muro insalvable. La posible abstención de los republicanos en la investidura se podría traducir ahora en un voto en contra.

Pero al mismo tiempo, abre una ventana para que el PP y Ciudadanos cambien de posición. Borrell es para Ciudadanos un referente. Y los dirigentes de la formación naranja criticaron con dureza a Sánchez, precisamente, por “enviar” a Borrell a Europa, como pago por los “acuerdos” con los “separatistas”.

Destacadas en Política