Menú Buscar
La policía local de Llinars del Vallès, identificando a vecinos que retiraban lazos amarillos / CG

Un ayuntamiento de ERC identifica a vecinos que descuelgan lazos amarillos

La policía local de Llinars del Vallès, en Barcelona, toma los datos de los ciudadanos que limpiaban un puente, pero deja ir a la ANC, que colocó los símbolos

4 min

Un ayuntamiento barcelonés que gobierna ERC identificó el pasado fin de semana a un grupo de vecinos que descolgaban lazos amarillos de un puente de la localidad. La policía local de Llinars del Vallès (Barcelona), cuyo consistorio comanda el republicano Martí Pujol, tomó los datos de los ciudadanos que limpiaban los símbolos a favor de los presos, pero no los de los activistas de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), que los habían colocado.

Varios usuarios en las redes sociales han denunciado el hecho y han apuntado a la ideología secesionista del primer edil, que firmó el decreto municipal de apoyo al referéndum ilegal de secesión celebrado el 1 de octubre del año pasado en Cataluña. Han afeado a Pujol que el cuerpo de seguridad identificara a las personas que retiraban los símbolos, pero no a los que ensuciaron el puente de la avenida Pau Casals del municipio el pasado domingo 18 de febrero.

"Fuimos a evitar una pelea"

Preguntado por este medio, el sargento de la Policía Local de Llinars ha justificado la intervención policial "en aras de evitar una pelea". Según el mando policial, "se recibió un requerimiento de las personas que retiraban lazos, porque los que los habían colocado mostraban intención de confrontación". Por ello, el cuerpo desplazó al puente de Pau Casals "una numerosa dotación policial e hizo una barrera entre ambos grupos".

"Se identificó a las personas que habían requerido el servicio --ha continuado--, pero no a los miembros de la ANC, porque ya son conocidos. Se invitó a los dos grupos a poner denuncias si consideraban que había algún ilícito penal y nadie lo hizo. Nuestra actuación acabó ahí. Las informaciones de que nos cebamos contra el grupo que retiraba símbolos independentistas son sesgadas: fuimos a protegerles".

Incidentes y agresiones

La polémica intervención policial en Llinars, en la que ningún activista independentista fue identificado pese a que su actuación fue el motivo inicial de la confrontación vecinal y posterior identificación policial de los vecinos que retiraron los lazos amarillos, ocurrió el pasado domingo sobre las 13:30 horas.

El de la población vallesana de Llinars es el último en una serie de incidentes en torno a la toma del espacio público por parte del secesionismo con lazos amarillos a favor de los presos y pancartas. El más grave de estos ataques ocurrió el fin de semana en Viladecans (Barcelona), cuando una mujer fue golpeada en la cabeza por retirar un cartel independentista. La agresión acabó con la vecina contusionada. Las cámaras de seguridad captaron el acto y la investigación está ahora en manos de los Mossos d'Esquadra.