Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Josep Maria Soler, el padre abad de Montserrat / ECCLESIA

El líder moral de los independentistas renuncia como abad de Montserrat

Josep Maria Soler ha cumplido hoy 75 años y tal y como establece la regla de San Benito dejará el cargo por edad ante la congregación

4 min

El actual abad de Montserrat, Josep Maria Soler, ha cumplido hoy 75 años y, como establece la regla de San Benito, presentará su renuncia a la congregación. Esto abrirá el proceso de elección de su sucesor, tras 21 años dirigiendo la abadía, que está previsto que se decida en septiembre. El líder religioso ha sido conocido por sus declaraciones a favor de la independencia de Cataluña y el derecho a decidir.

Estas posturas nacionalistas se vieron diluidas ante su preocupación por la situación crítica de división en la que en 2016 se encontraba la sociedad catalana, entre independentistas y constitucionalistas. No obstante, comparó el procés con el Brexit por los resultados igualitarios en el Reino Unido --con la diferencia que ese sí fue un referéndum legal-- y prosiguió con el llamamiento a las urnas. “La doctrina social de la Iglesia reconoce a Cataluña como nación” y “Cataluña necesita otro sistema de financiación” son otras de sus reivindicaciones en los últimos años.

Soler, el ‘procés’ y los indultos

Los últimos años de Soler al frente de Montserrat han estado marcados por el procés. De hecho, se ha posicionado a favor del diálogo y en contra del encarcelamiento de los líderes independentistas que ahora han sido indultados por el gobierno de Pedro Sánchez. El abad visitó a los políticos en prisión.

Los escándalos de abusos sexuales a menores fueron otra tónica de sus últimos años en la abadía. Soler impulsó en 2019 nuevos mecanismos de protección a menores y una comisión para estudiar cualquier caso de presuntos abusos tras conocerse entonces que el monje Andreu Soler, ya fallecido, actuó durante años como un “depredador” sexual y un “pederasta”, por lo que el responsable del monasterio pidió perdón públicamente. Nacido el 1946 en Santa Eugènia de Ter (Girona), fue discípulo del obispo Pere Casaldàliga, se postuló como monje de Montserrat en 1970, profesó en 1975, fue ordenado sacerdote en 1981 y fue elegido abad en mayo de 2000, sustituyendo a Sebastià Bardolet.

El Monasterio de Montserrat, durante el servicio / ABADÍA MONTSERRAT
El Monasterio de Montserrat, durante el servicio / ABADÍA MONTSERRAT

Montserrat y los 60 monjes

El sucesor de Soler, según ha avanzado La Vanguardia, está previsto que sea elegido en septiembre en una votación secreta supervisada por el abad presidente de la congregación dependiente del complejo barcelonés Subiaco-Montecasino, Guillermo León Arboleda. Tienen derecho a voto los 60 monjes de la comunidad que han hecho profesión solemne, así como los pocos que están en el monasterio de Santa Maria del Miracle, en Riner (Lleida), y en la abadía de Sant Miquel de Cuixà, en Codalet (Francia), que dependen de Montserrat, y los que estudian en Roma o África.

No obstante, el elegido para suceder en el cargo a Soler deberá ser menor de 75 años (razón por la que él renuncia) y no pueden hacer campaña para ganar la votación, por lo que es suficiente la mayoría simple. El nuevo abad tendrá que afrontar retos como la organización, en 2025, del milenario del monasterio, fundado por el abad Oliba en el siglo XI o las dificultades económicas del santuario, que en 2020, a raíz del Covid-19, perdió un 74% de visitantes y se vio obligado a presentar un ERTE que afectó a la totalidad de la plantilla, 295 trabajadores.