Menú Buscar
Carlos Lesmes junto al Rey

Carlos Lesmes advierte de que la prohibición del velo en el trabajo puede ser discriminatoria

El magistrado se pronunció ante el Rey en el acto de apertura del año judicial

3 min

Carlos Lesmes, presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ)​ y del Tribunal Supremo (TS), ha advertido hoy de que prohibir el velo islámico en el trabajo puede suponer un acto de discriminación. El magistrado se ha pronunciado de esa manera en presencia del Rey, durante su discurso en el acto de apertura del año judicial. En él, ha apostado por "crear puentes entre sensibilidades distintas" a través de un "ajuste o adaptación razonable" para que el empresario no se muestre insensible a las obligaciones religiosas de sus empleados.

El presidente del Poder Judicial ha recordado en su intervención las "importantes" sentencias del Tribunal de Justicia de la UE. Este año, por vez primera en la historia de este organismo se abordó el tema de si existe discriminación por el despido de dos trabajadoras musulmanas ante su firme intención de llevar el velo, pese a la prohibición de sus jefes de hacerlo. La justicia europea avaló que las empresas privadas prohíban a sus empleadas lucir este atuendo en el lugar de trabajo, siempre que las normas internas de indumentaria afecten a cualquier símbolo religioso, filosófico o político y no solo a las personas de una confesión en particular.

El caso Achbita

"El deseo de un empresario de ofrecer una imagen neutra ante sus clientes del sector público como privado tiene un carácter legítimo, en particular cuando solo atañe a los trabajadores que están en contacto con sus clientes", ha añadido Lesmes recordando el fallo del tribunal de Luxemburgo sobre el caso de Samira Achbita.

Achbita, quien trabajaba como recepcionista con el velo para la compañía belga GS4, fue despedida de su empresa. Esto sucedió por incumplir una norma que prohíbe a los trabajadores llevar signos visibles de sus convicciones políticas, filosóficas o religiosas en el lugar de trabajo.

Discrepancia

El presidente del CGPJ ha advertido de que "este tipo de prohibiciones pueden llegar a constituir una discriminación indirecta si se acredita que esas obligaciones, aparentemente neutras, ocasionan una desventaja particular para aquellas personas que profesan una religión o tienen unas convicciones determinadas".

Por ello, Lesmes apuesta por "tender puentes entre sensibilidades distintas". Esto puede propiciarse a través de la "realidad social", de manera que "un empleador no se muestre insensible a las obligaciones religiosas de sus empleados". Se trata, ha concluido, de "un ajuste o adaptación razonable" que se conciba como "una medida individual de rechazo a la discriminación".