Menú Buscar
La secretaria general del Frente Nacional, Marine Le Pen, en una imagen de archivo

¿Cuáles serían los sectores más castigados en bolsa con una victoria de Le Pen?

La política proteccionista que aplicaría en Francia podría tener repercusiones económicas en empresas y sectores españoles

7 min

La posibilidad de que la candidata del Frente Nacional, Marine Le Pen, pueda acceder a la presidencia tras las elecciones en Francia que se desarrollarán a doble vuelta, el 23 de abril y 7 de mayo, es algo más que un temor en los mercados financieros. Así lo parecen indicar las últimas encuestas que la sitúan en cabeza, con el 27% del voto de los franceses.

No es de extrañar que el índice selectivo galo, el CAC 40, se haya quedado rezagado --+5,00%-- con respecto a las restantes plazas del viejo continente durante el primer trimestre del año. Periodo en el que el Ibex 35 se ha revalorizado algo más del 11%, mientras que el DAX Xetra alemán lo ha hecho en casi un 8%.

Caídas en las bolsas entre el 10% y 35%

Según un reciente informe de la entidad financiera UBS, un triunfo electoral de la representante ultranacionalista supondría un recorte de algo más del 35% en las bolsas del viejo continente.

No tan rotundos en sus proyecciones son los pronósticos del gestor de fondos Threadneedle.

En este caso, anticipa una depreciación bursátil del 10% si Le Pen asciende al mando.

Solo hay que comprobar cómo fue la reacción de la bolsa española tras la aprobación del Brexit para constatar los posibles efectos de este terremoto político.

El Ibex 35 bajó casi un 20%, hasta situarse en niveles mínimos del año, en 7.500 puntos. Aunque en esta ocasión, la bolsa de Madrid volvió a recuperar los precios iniciales durante el último trimestre del año e inició una tendencia alcista que le ha llevado hasta los 10.300 puntos actuales.

El sector bancario, uno de los grandes perjudicados

Ante este escenario, una de las disyuntivas que se plantean buena parte de los pequeños y medianos inversores es conocer cuáles serán los sectores más sensibles a la victoria frentista. Uno de los grandes damnificados seria con toda seguridad el financiero.

El motivo se debe fundamentalmente a un riesgo real de ruptura dentro de la Unión Europea y que podría llevar al regreso de las monedas anteriores al euro.

En este sentido, uno de los puntos fuertes del programa electoral de Marine Le Pen es la celebración de una consulta popular para decidir si Francia abandona las instituciones comunitarias. El fenómeno denominado Frexit y que llevaría a que los bancos españoles --y europeos-- sufriesen fuertes correcciones en sus precios.

En cualquier caso, por encima de los generados por otros sectores de la renta variable.

Como consecuencia de este efecto perturbador, valores como Banco Santander, BBVA, Caixabank o Bankia volverían a visitar probablemente niveles muy próximos a los años de la recesión económica.

Éstos sufrirían graves desajustes en los balances de las entidades financieras al operar con euros. Al menos durante el corto plazo y aunque puedan recuperarse durante los próximos trimestres, al igual que ocurrió con la salida de Gran Bretaña.

La valores alimenticios perjudicados por el proteccionismo  

Una de las recetas con la que Marine Le Pen piensa encauzar la economía francesa y que está dentro de su programa económico está basada en su rechazo frontal al liberalismo comercial que sería sustituido con un mayor proteccionismo en sus recursos naturales más relevantes.

En especial el que se refiere a los productos derivados de la ganadería y agricultura. Desde estos planteamientos comerciales, uno de los segmentos españoles más afectados por la posible implantación de estas medidas sería el de la alimentación.

Empresas nacionales que cotizan en el mercado continuo como Ebro Foods, Campofrío, Natra o Barón de Ley podrían generar importantes depreciaciones en sus precios.

Como consecuencia de una ralentización de sus exportaciones o incluso con la aplicación de una tasa a sus productos españoles si finalmente se produce su salida de los órganos comunitarios. Tampoco se librarían de estos recortes los grandes centros de distribución, como es el caso de Dia.

En un escalón inferior estarían aquellas empresas que tienen un peso muy específico en la economía francesa.

En este sentido, estaría representada por la acerera Arcelor. Mientras que por otra parte, las constructoras con mayor actividad en el país vecino no quedarían inmunes a un tirón bajista de la bolsa nacional.

Una de las más afectadas es ACS que cuenta con varios contratos en Francia. Tras haber desarrollado el túnel entre Figueres y Perpignan.

El programa proteccionista de este partido político también puede reducir la presencia de nuevos contratos por parte de empresas españolas en territorio galo.

Por último, no hay que olvidarse de que otro de sus efectos más inmediatos consistiría en una bajada muy acentuada de la prima riesgo con respecto a los 135 puntos básicos que marca actualmente. No en vano, durante los últimos días ha generado un leve recorte que se ha visto reflejado en la preocupación de los mercados financieros.

Cuanto mayor sea el riesgo para la economía española, más deberá remunerar a los inversores para que adquieran su deuda.