Menú Buscar

Bronca nocturna ante la Generalitat de Cataluña por el lazo amarillo

Los Mossos d'Esquadra impiden que un grupo de 20 personas descuelgue la pancarta con el símbolo independentista que la Junta Electoral ha pedido retirar

15.03.2019 07:41 h.
4 min

Tensión, empujones y cánticos ante el Palau de la Generalitat de Cataluña por el lazo amarillo que pende del balcón. Los Mossos d'Esquadra han impedido que un grupo de una veintena de personas descolgara la pancarta con el símbolo independentista que la Junta Electoral Central (JEC) ha pedido retirar, y a quien el president Quim Torra ha desobedecido.

Los hechos se produjeron poco después de la una de la madrugada del viernes. Un grupo de unas veinte personas se acercó al Palau de la Generalitat, situado en la plaza de Sant Jaume de Barcelona, y, con la ayuda de una pértiga, trató de pescar y arrastrar la pancarta que luce el citado lazo amarillo y una frase de apoyo a los llamados presos políticos y exiliados [por políticos presos y fugados de la justicia por el procés]. No lo consiguieron. A mitad de la acción, agentes de seguridad ciudadana de los Mossos apartaron a los ciudadanos. Tras ello, éstos se quedaron ante la sede del gobierno autonómico cantando contra la policía y su rol durante el referéndum ilegal de independencia del 1 de octubre de 2017. Se marcharon cuando llegaron las unidades del Área Regional de Recursos Operativos (Arro).

Cuatro identificados y denuncia policial

La policía autonómica identificó a cuatro de los activistas proneutralidad que trataron de descolgar la pancarta y ha denunciado el caso al juzgado. Los hechos fueron prácticamente calcados a los ocurridos la madrugada anterior, el jueves, cuando un núcleo de constitucionalistas se acercó a la sede del Ayuntamiento de Barcelona, frente al Palau de la Generalitat, y arrancó el lazo amarillo que pende de la fachada. Se produjeron también momentos de tensión con la Guardia Urbana y cinco identificaciones, sin que se produjeran heridos. El gobierno municipal de Ada Colau volvió a colgar el pendón de plástico.

No obstante, horas después, Colau retiró el lazo amarillo después de que la Junta Electoral Provincial le diera doce horas para hacerlo. El organismo electoral instó a actuar al Ejecutivo local después de que el presidente del grupo popular del PP en el Ayuntamiento, Alberto Fernández Díaz, presentara una denuncia por este caso.

Torra desobedece

En el otro lado de la plaza de Sant Jaume, el presidente catalán, Quim Torra, no ha hecho como la alcaldesa de Barcelona. Ha presentado recurso contra la resolución de la Junta Electoral Central (JEC). El escrito apela a la "libertad de expresión" para mantener el lazo amarillo del Palau y el resto de sedes del gobierno autonómico. Con ello, Torra ha desobedecido y no ha acatado el plazo de 48 horas que le dio el organismo electoral para limpiar de simbología política las instituciones catalanas.

Precisamente ayer, Ciudadanos, cuya denuncia provocó la intervención de la JEC, instó al ente a ordenar al Ministerio del Interior y a los Mossos d'Esquadra a retirar los lazos amarillos y esteladas que decoran algunas subsedes del gobierno catalán. Asimismo, el partido que preside Albert Rivera anunció que estudiaría una denuncia a la Fiscalía por posible desobediencia del president. También avanzó que alertará a las Juntas Provinciales para que éstas ordenen a los ayuntamientos mantener la neutralidad durante el ciclo electoral que arranca en abril, con las elecciones generales el 28 de abril, y en mayo, con los comicios locales y europeos el día 26.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información