Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Laura Borràs, posando ante los fotógrafos en la Mesa del Parlament con una camiseta que tenía estampada una frase suya / EFE

Laura Borràs responsabiliza a los funcionarios de la baja de Juvillà

La presidenta del Parlament intenta evitar ser vista como culpable en la inhabilitación del diputado de la CUP e irrita a ERC, que le exige explicaciones; el PSC la acusa de mentir

6 min

La presidenta del Parlament, Laura Borràs (JxCat), no se considera responsable de la retirada del escaño del diputado de la CUP Pau Juvillà, sino que responsabiliza a los funcionarios de la Cámara catalana de haber acatado la orden de la Junta Electoral Central (JEC), una lectura que no convence a ERC.

Pese a los pronunciamientos públicos de esta semana de JxCat, ERC y la CUP y pese al dictamen aprobado justamente ayer jueves por el Parlament en el que se reconocía a Pau Juvillà como diputado, finalmente no ha habido desobediencia: la cámara catalana ha oficializado la retirada de su escaño, como reclamaba la JEC.

Borràs le denegó el voto a Juvillà

El giro definitivo de los acontecimientos empezó a vislumbrarse ayer por la tarde en el Pleno en el que iba a votarse el dictamen sobre Juvillà, que ni tan solo fue convocado y a quien, además, Borràs denegó el voto delegado solicitado por la CUP.

Anoche, casi en paralelo al último apercibimiento de la JEC, que urgió a Borràs a cumplir la orden de retirada del escaño a Juvillà si no quería incurrir en "responsabilidades" legales, la secretaria general del Parlament, Esther Andreu --afín a Borràs y considerada su mano derecha--, activó los mecanismos para sustituir al diputado de la CUP, y lo hizo "por imperativo legal" para evitar que la "imputen" a ella y a otros funcionarios.

En la página web de la Cámara catalana, se actualizó el perfil de Juvillà para aclarar que dejó de ser diputado el 28 de enero.

Baja como diputado

A primera hora de este viernes, el Boletín Oficial del Parlament ya ha publicado la baja como diputado de Juvillà, "por imperativo legal" y "para evitar el riesgo de incurrir en cualquier tipo de responsabilidad disciplinaria, contable o penal".

Para los secesionistas, esta era la constatación de los límites de la desobediencia, motivo de polémica entre ellos en los últimos años, por lo que no han tardado en llegar los reproches mutuos.

Malestar en ERC

En el trasfondo de la polémica subyacían las críticas que JxCat dirigió en enero de 2020 contra el entonces presidente del Parlament, Roger Torrent, de ERC, cuando acató la orden de la JEC de retirarle el escaño a Quim Torra, inhabilitado como president.

En declaraciones a TV3, la portavoz de ERC, Marta Vilalta, ha exigido a Borràs "aclaraciones" sobre cómo se le retiró el escaño a Juvillà, después del trato "injusto" que recibió Torrent.

Triquiñuelas

Vilalta ha pedido explicaciones sobre el desenlace del caso: "¿No pudo votar porque había un conflicto de intereses o porque ya no era diputado? Si no era diputado, ¿por qué no se comunicó públicamente antes que no era diputado e hicimos el Pleno para decir que sí era diputado y que batallaríamos por sus derechos?".

Las mismas preguntas se le han formulado a Borràs en las reuniones de esta mañana de la Mesa y la Junta de Portavoces del Parlament. Borràs, según fuentes parlamentarias, ha asegurado que ignoraba que Juvillà ya no era diputado cuando se acordaron las acciones para "defender" su escaño. Y ha alegado que fueron los funcionarios de la Cámara quienes decidieron no convocarlo y tomaron medidas administrativas para cursar su baja.

Dudan de su credibilidad

Tanto la oposición como ERC cuestionan el relato de Borràs e indican que tan grave sería que hubiese mentido sobre la situación de Juvillà como que desconociera qué decisiones se estaban tomando.

Por la tarde, ERC ha seguido marcando distancias: Vilalta ha subrayado en Twitter que "escudarse en los funcionarios es la peor manera de defenderlos".

En cambio, en declaraciones a SER Catalunya, el diputado de JxCat Jaume Alonso-Cuevillas --del mismo partido que Borràs-- ha acusado a la CUP de actuar por "tacticismo" en la defensa del escaño de Juvillà con el fin de arrojar a Borràs "a la papelera del Código Penal".

El PSC le pregunta por qué "miente"

La portavoz del grupo PSC-Units, Alícia Romero, ha pedido a Borràs que dé explicaciones sobre por qué ha "mentido": "El engaño es obvio y evidente", ha afirmado.

Vox no presentará querella contra los miembros de la Mesa del Parlament por este caso: "Han ejecutado la orden de la JEC", ha constatado el portavoz parlamentario de Vox, Juan Garriga.

Por su parte, Juvillà, que el lunes frenó su actividad política al serle diagnosticado un cáncer, ha pedido "unidad antirrepresiva" y ha advertido al independentismo de que "esto no va de repartir culpas".