Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Laura Borràs, posando ante los fotógrafos en la Mesa del Parlament con una camiseta que tenía estampada una frase suya / EFE

Laura Borràs (JxCat) presiona a ERC y la CUP para que impidan su suspensión si es juzgada

La presidenta del Parlament no quiere renunciar al cargo si se le abre juicio y se siente víctima de una "persecución política" tras ser investigada por una presunta asignación irregular de contratos

6 min

La presidenta del Parlament, Laura Borràs (JxCat), ha presionado este martes a ERC y la CUP para que impidan su suspensión como diputada si finalmente acaba siendo juzgada por la presunta asignación, irregular y a dedo, de 18 contratos fragmentados a un amigo cuando dirigía la Institució de les Lletres Catalanes (ILC).

La incertidumbre sobre el futuro de Borràs se ha visto agravada después de que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) la haya dejado a un paso de juicio por "abusar" de su cargo.

Debe dejar el cargo cuando se abra juicio


Borràs puede verse afectada, si así lo dictamina la Comisión del Estatuto del Diputado, por el artículo 25.4 del reglamento de la Cámara catalana, que dice que "en los casos en los que la acusación sea por delitos vinculados a la corrupción, la Mesa del Parlament, una vez que se abra juicio oral, debe acordar la suspensión de los derechos y deberes parlamentarios de forma inmediata".

Los votos de ERC y la CUP, sumados a los de JxCat, serán claves cuando el caso llegue a la Comisión del Estatuto del Diputado del Parlament, por lo que Borràs, en TV3, ya ha emplazado al conjunto del secesionismo catalán a cerrar filas ante lo que considera un caso de "persecución política" y de "represión" del Estado.

Pide un "frente común" secesionista para evitarlo


Aunque aún no ha hablado con ERC y la CUP para formar un "frente común" con JxCat que evite su suspensión, Borràs ha recalcado que este artículo 25.4, incorporado al reglamento en 2017 con el apoyo de Junts pel Sí y la propia CUP, es "de una inconstitucionalidad manifiesta", porque, según ella, "vulnera la presunción de inocencia".

Por ello, ha reclamado que, si finalmente le abren juicio oral, no le sea aplicado el 25.4, aduciendo que "los políticos no deben hacer de jueces" ni deben suspender a una diputada sin haber sido juzgada.

"Persecución judicial"


"No quiero imaginar que haya dentro del movimiento independentista una voluntad de colaborar en el trabajo sucio que está haciendo el Estado por la vía de la persecución judicial", ha subrayado.

Según Borràs, "cuando vamos juntos, somos capaces de conseguirlo todo", mientras que si los independentistas van "divididos y separados, el Estado lo puede todo".

Una de las estrategias que sopesan Borràs y su entorno para evitar su suspensión consiste en que la Comisión del Estatuto del Diputado elabore un dictamen que sentencie que no se le puede aplicar el 25.4 porque, según ella, la causa tiene motivaciones "políticas" y no judiciales.

Artículo aprobado por Junts y la CUP


El dictamen de la Comisión del Estatuto del Diputado podría alegar también que a Borràs no se le puede aplicar el mencionado artículo del reglamento por las dudas jurídicas que tienen sobre el mismo y que están recogidas en dos informes de los letrados de la Cámara, uno de 2018 y otro de 2021.

El problema es que este artículo 25.4 fue incorporado en la reforma del reglamento aprobada en verano de 2017 --en vísperas del referéndum ilegal y unilateral de secesión del 1-O-- a instancias de la CUP y con el apoyo de Junts pel Sí --formación heredera de la antigua Convergència, y a su vez origen de la actual Junts per Catalunya--, por lo que los cupaires difícilmente van a abjurar de esta medida anticorrupción que lograron introducir.

ERC y CUP guardan silencio


Ni ERC ni la CUP, de momento, quieren pronunciarse sobre cuál será su posicionamiento cuando abran juicio oral a Borràs, por lo que su voto aún es una incógnita.

El diputado de la CUP Xavier Pellicer ha señalado que la postura de su grupo tendrá en cuenta dos factores: que hay, según él, "una operación de Estado contra el independentismo" y su supuesto "compromiso clarísimo, meridiano y absoluto en contra de la corrupción".

La portavoz de JxCat en el Parlament, Mònica Sales, ha expresado su "preocupación" por el hecho de que la "persecución constante" al independentismo no encuentre a los partidos "todo lo unidos que deberían estar".

La oposición pide investigar la corrupción


En cambio, la portavoz parlamentaria del PSC, Alícia Romero, ha afirmado que habrá que suspender a Borràs si se le abre juicio oral por corrupción, como marca el reglamento de la cámara catalana.

Por su parte, Ciutadans (Cs) ha hecho llegar a la Mesa del Parlament un escrito donde solicita que Borràs sea invitada a dar explicaciones "sobre los claros indicios de corrupción" de su etapa en la ILC.