Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La presidenta del Parlament, Laura Borràs, en la Cámara catalana / EP

Laura Borràs (JxCat) expulsa a un diputado del Parlament que protestó por su parcialidad

La presidenta de la Cámara echa a Nacho Martín Blanco (Cs) del pleno después de que este le recriminara su partidismo por apoyar a un diputado de la CUP inhabilitado por desobediencia

4 min

La presidenta del Parlamento de Cataluña, Laura Borràs (JxCat), ha expulsado del pleno al diputado de Ciudadanos (Cs) Nacho Martín Blanco después de que este protestara desde su escaño por el partidismo y falta de imparcialidad de la máxima responsable de la Cámara catalana.

Martín Blanco ha sido requerido en tres ocasiones por Borràs a sentarse y callarse y, finalmente, le ha echado del pleno. Una expulsión tras la cual han protestado el líder del grupo de Cs, Carlos Carrizosa, y los diputados Anna Grau y Matías Alonso, quien ha llamado "totalitaria" a la presidenta del Parlament.

Apoyo secesionista a un inhabilitado por desobediencia

Los hechos han ocurrido al inicio del pleno, cuando Borràs ha criticado la condena de inhabilitación por desobediencia al diputado de la CUP Pau Juvillà por haber mantenido propaganda secesionista en el Ayuntamiento de Lleida en plena campaña electoral en 2019. Según Borràs, cualquier "demócrata" condena esa acción de la justicia española.

Esos comentarios han propiciado el desacuerdo de, entre otros, Martín Blanco, quien ha pedido la palabra para recordarle a la presidenta del Parlament su deber de respetar la imparcialidad que debe tener en su cargo según el reglamento .

Borràs pasa de la expulsión al insulto

Borràs, sin embargo, no ha aceptado su observación, le ha negado la palabra y le ha acabado echando del Parlament: "Ya hemos tenido antes esta conversación --algo que niega Martín Blanco--. No tiene razón. Estoy en mi derecho como presidenta del Parlament", ha dicho la mandataria posconvergente, antes de advertirle varias veces de que no tenía la palabra y de que acabaría expulsándole.

Acto seguido, Borràs tampoco ha aceptado que interviniera el diputado de Cs Carlos Carrizosa --que también le recriminaba su parcialidad-- y, tras ello, la presidenta de la Cámara ha pedido disculpas, pero no por su propia actuación, sino por "la mala educación de los diputados del grupo parlamentario de Cs" (sic). 

Borràs había rechazado que Martín Blanco tomara la palabra después de su alegato inicial a favor de Juvillà aduciendo que, como máxima responsable del Parlament, tiene atribuida la posibilidad de hacer intervenciones para expresar su posicionamiento político, a pesar de que el debate del día versaba sobre la salud mental.

"Los nacionalistas hacen morir la democracia"

"¿Qué debemos hacer la oposición de un Parlament democrático ante esto? ¿Callarnos?", ha reflexionado luego Martín Blanco, ya fuera del hemiciclo, a los medios de comunicación.

Al hilo de la protección a Juvillà, al que Borràs ha anunciado que no piensa retirar su escaño pese a su condena por desobediencia, Martín Blanco ha comentado que "con estos desacatos a sentencias y el desprecio a los tribunales, en Cataluña los nacionalistas están consiguiendo que la democracia muera lentamente".