Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Laura Borràs, posando ante los fotógrafos en la Mesa del Parlament con una camiseta que tenía estampada una frase suya / EFE

Laura Borràs (JxCat) culpa a los funcionarios del Parlament de la retirada del escaño de Juvillà

La presidenta de la Cámara niega su responsabilidad en la inhabilitación del diputado de la CUP y reclama cambiar la Ley Electoral española

Ricard López
4 min

La presidenta del Parlament, Laura Borràs (JxCat), culpa a los funcionarios de la Cámara de la inhabilitación del diputado de la CUP Pau Juvillà por desobediencia. La mandataria posconvergente ha atribuido este lunes a los trabajadores del Parlamento catalán la retirada del escaño ordenada por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) y la Junta Electoral Centra (JEC), y ha negado que ella, como máxima responsable del hemiciclo, haya dado "ninguna orden" para ello.

Borràs ha llegado a decir que estaba dispuesta a desobedecer las órdenes judiciales, y ha acusado a "los secretarios del Parlament" de la retirada del acta de Juvillà cuando llegó la orden de la JEC a finales de enero.

Piden su dimisión

Borràs dado explicaciones por el caso Juvillà en una reunión de la Junta de Portavoces pública que se celebra este mediodía, tras la presión de diferentes grupos parlamentarios, si bien desde su gabinete apuntan que lo ha hecho "a petición propia".

Todo ello después de que PSC-Units, En Comú Podem, Ciudadanos y el PPC hayan pedido esta mañana que la presidenta del Parlament rinda cuentas sobre su actuación. Sus explicaciones no han convencido a la oposición: algunos partidos han reclamado su dimisión y entre las críticas que ha recibido figuran la de "degradar" la institución y hacer "contorsionismo político" para no asumir su responsabilidad. 

"Ninguna orden"

Borràs sostiene que ella no dio "ninguna orden" para retirarle el escaño a Juvillà, condenado a seis meses de inhabilitación y a una multa de 1.080 euros por negarse a cumplir las resoluciones que exigían la retirada de lazos amarillos de apoyo a los dirigentes del procés en el Ayuntamiento de Lleida en plena campaña electoral 2019, cuando era concejal.

La presidenta del Parlament ha eludido su responsabilidad y ha culpado a los funcionarios de haber actuado de manera, según ella, "improcedente", tanto en la retirada de su escaño como al no haber admitido la delegación de voto del diputado en el pleno del pasado 3 de febrero. En este sentido, sin embargo, cabe recordar que fue la propia Laura Borràs (JxCat) quien denegó el voto delegado solicitado por la CUP, bajo la argumentación de que la votación del pleno extraordinario sobre su escaño no quedara "contaminada por conflicto de intereses".

Exige cambiar la Ley Electoral española

La mandataria posconvergente ha considerado además una "anomalía" que desde la cuenta de Twitter del Parlament se publicase la baja de Juvillà sin que se hubiese decidido todavía, según ella.

La decisión de la JEC, dice Borràs, ha dejado al Parlament "en un situación de extrema debilidad", ya que su "soberanía" se ha visto alterada "continuamente", a su modo de ver.

Por ello, Borràs ha emplazado a los grupos del Parlament a "estudiar" una reforma de su reglamento para lo que denomina "proteger" a los diputados, a que "modifiquen" la Ley Electoral española (LOREG) y a crear una sindicatura electoral catalana.