Menú Buscar
Laura Borràs, consejera de Cultura de la Generalitat de Cataluña, en el Parlamento autonómico / EFE

Laura Borràs ficha a un alto cargo de Territori para ser su ‘número dos’

La consejera de Cultura prescinde de los servicios de Maria Dolors Portús, la directiva que aterrizó en el departamento de la mano de Lluís Puig

4 min

La consejera de Cultura, Laura Borràs, ha decidido hacer un cambio sustancial en el departamento antes de las vacaciones de Navidad. Ha fichado a un alto cargo de Territorio y Sostenibilidad, Francesc Vilaró, para que se convierta en su mano derecha. Prescinde de esta forma de los servicios de Maria Dolors Portús, secretaria general desde julio de 2017.

Se convirtió en la principal gestora de Cultura con Lluís Puig, el consejero que le promocionó desde la gerencia de los servicios del mismo ámbito de la Diputación de Barcelona, controlada también por PDeCAT. Su nombramiento fue relevante porque tomó el testigo de Xavier Gibert cuando este había pasado escasos 15 días al lado de uno de los políticos que está en Bélgica.

Trayectoria de Portús

Portús ha estado siempre en altos cargos del departamento de Cultura desde 1993. Ese año fue nombrada jefa del Servicio de Bibliotecas, responsabilidad que desempeñó hasta 2004. Pasó entonces a tomar las riendas de la Cooperación Bibliotecaria, aunque el ejercicio siguiente pasó a encabezar el área de Apoyo Técnico de la consejería.

Allí estuvo hasta 2011, cuando Ferran Mascarell la nombró directora del Gabinete Técnico. En enero de 2014 pasó a la Diputación de Barcelona. Por ahora, no ha hecho pública cuál será su nueva responsabilidad.

Vilaró, una trayectoria en Obras Públicas

Borràs ha echado mano de otro alto cargo del entorno convergente con poco conocimiento del ámbito cultural de la Generalitat. Francesc Vilaró ha desarrollado el grueso de su carrera profesional vinculado al ámbito de las infraestructuras y la obra pública.

Licenciado en Filología catalana, puso por primera vez el pie en el Gobierno catalán con Jordi Pujol. En 1988 fue nombrado jefe del Servicio de Formación y Apoyo Idiomático del entonces llamado departamento de Política Territorial y Obras Públicas, cargo que ocupó casi diez años. En 1997 fue promocionado como máximo responsable del Servicio de Información y Documentación de la misma consejería.

El último año en que Pere Macías controlaba esta cartera, en el 2000, Vilaró se convirtió en el jefe del Gabinete Técnico. Allí ha permanecido hasta que la titular de Cultura le ha promocionado.

Falta de confianza de Borràs

Fuentes cercanas al departamento aseguran que los cambios en la consejería vienen motivados por la falta de confianza de Borràs con su equipo más cercano. Considera que en los escasos seis meses que han pasado desde que asumió la cartera la imagen que se ha dado del departamento no es la ideal y que debe reforzarse.

Los mismos interlocutores señalan que se esperan nuevos movimientos los próximos días.