Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El diputado Francesc De Dalmases, la presidenta del Parlament, Laura Borrás, y el exconsejero de Presidencia, Jordi Turull (JxCat), en una manifestación convocada por la ANC por el 1-O / Marta Pérez (EFE)

Laura Borràs echa un pulso ‘in extremis’ a Jordi Turull por el control de JxCat

Los neoconvergentes afrontan su enésima catarsis con la finalidad de evitar un cisma entre los duros y quienes abogan por una nueva estrategia de pactos

4 min

Laura Borràs ha hecho valer su condición de presidenta del Parlament --el más alto cargo institucional que en estos momentos tiene Junts per Catalunya (JxCat)-- para reivindicarse como futura líder del partido. Lo hace a las puertas de un juicio por supuesta corrupción y a un año de unas elecciones municipales que los neoconvergentes afrontan con puentes rotos hacia otras formaciones políticas.

Frente a esa postura, unilateral en el doble sentido de la palabra, pues Borràs se está quedando sola en su apuesta por la confrontación --Carles Puigdemont, Jordi Sànchez y Elsa Artadi han renunciado, mientras que Quim Torra, Francesc de Dalmases y Josep Costa se dan por amortizados en JxCat--, quienes arropan a Jordi Turull se abren a levantar determinados cordones sanitarios. Y eso va por el PSC, identificado por esos duros como el partido que aplicó el artículo 155, que espía y que es cómplice del “Estado opresor”.

El manifiesto de los consejeros

De ahí que la salvación de JxCat sea ese tándem defendido por los consejeros y excargos de la Generalitat --Jaume Giró, Josep Maria Argimon, Josep Rull, Meritxell Budó, Victòria Alsina, Lourdes Ciuró…-- consistente en ungir a Borràs como presidenta y a Turull como secretario general.

¿Y por qué no al revés? Se preguntan los fans de la presidenta del Parlament, que quieren mando en plaza y no volver a los tiempos de Convergència. Borràs tiene un gran ascendente en la militancia. Y, hoy por hoy, es la guardiana de las esencias del 1-O. Sin embargo, el posprocés ha ido acompañado de nuevas estrategias en la mayoría de partidos. ERC ha optado por el diálogo y con estrechar lazos con los comunes, mientras que el PSC superó con placidez su cambio de liderazgo, con Salvador Illa al frente. PP y Ciudadanos están inmersos en su travesía del desierto, mientras que otras formaciones de nuevo cuño como Valents y Centrem irrumpen en un escenario preelectoral en el que JxCat está obligada a reconstruir puentes para no reducir sus opciones.

Àngels Chacón, líder de Centrem
Àngels Chacón, líder de Centrem

Irrupción de Àngels Chacón

Sobre todo después de su intento frustrado de opa al PDECat y de la aparición de Centrem, partido liderado por Àngels Chacón y que quiere hacerse con un espacio catalanista que sigue huérfano. Incluso dirigentes como Jordi Puigneró, identificado con el sector más duro y que no firmó el citado manifiesto, defendió ante la militancia los pactos con el PSC.

Hoy acaba el plazo para que Borràs y Turull decidan si se unen y evitan un cisma, o presentan candidaturas por separado en el congreso que JxCat celebrará el 4 de junio.