Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Laura Borràs en el festival Cruïlla / TWITTER

Laura Borràs defiende sus fotos sin mascarilla en el Festival Cruïlla en plena quinta ola del Covid

La presidenta del Parlament se escuda diciendo que estaba en una zona reservada, que ella y sus acompañantes estaban vacunados y que "podía hacerlo", porque tenía comida y bebidas que no aparecen

Ricard López
4 min

Nuevo patinazo de la presidenta del Parlament, Laura Borràs, esta vez, por hacerse fotografías sin mascarilla en el multitudinario Festival Cruïlla de Barcelona el pasado fin de semana, ya en plena quinta ola de contagios del coronavirus en Cataluña. Una actitud que, lejos de lamentar, la dirigente de JxCat ha incluso justificado este miércoles.

Las reglas del festival establecían que el uso de la mascarilla era "obligatorio en todo momento", salvo cuando se pudiese mantener la distancia social y durante el consumo de comida o bebidas.

'Selfies' con De Dalmases y Madaula, también de JxCat

En su cuenta en Instagram, Borràs colgó diversas fotografías del festival en las que aparecía sin mascarilla, al igual que los también diputados de JxCat Francesc de Dalmases y Aurora Madaula, que la acompañaban, y el portavoz de Poble Lliure, Guillem Fuster.

En declaraciones a TV3, Borràs se ha escudado diciendo que se encontraban "en una zona reservada" del festival, que eran "cinco personas vacunadas", que habían pasado un test de antígenos previo --algo a lo que estaban obligados todos los asistentes al festival-- y que, aunque no se aprecia en las fotografías, según ella estaban "consumiendo, comiendo y bebiendo".

"No se ve el bocadillo"

"En ese momento de la fotografía no se ve el bocadillo o el vaso de agua", pero "la copa la tengo al lado", ha asegurado.

Laura Borràs va al festival Cruïlla / TWITTER
Laura Borràs va al festival Cruïlla / TWITTER

Borràs considera "lógico que en una situación de alarma social se haya querido ver esta fotografía como una cuestión que despierta un dilema sobre la ejemplaridad" y, por ello, entiende que "a mucha gente le hayan podido disgustar" estas imágenes, aunque está convencida de que no hizo nada incorrecto.

"Lo hice porque lo podía hacer"

"Lo hice porque se podía hacer y colgué estas fotografías", ha insistido la mandataria posconvergente, aunque ha reconocido que ahora, sabiendo la repercusión, "no las habría colgado".

No es la primera vez que Borràs protagoniza una polémica similar por cuestiones relacionadas con la mascarilla. El pasado 8 de mayo, por ejemplo, ya se la pudo ver en otras fotografías reuniéndose, sin mascarillas ni distancias de seguridad, con varios dirigentes de JxCat como el ya citado De Dalmases o la diputada en el Congreso Míriam Nogueras, también sin cubrebocas en su despacho de presidenta del Parlament. Y hace un año, a finales de julio de 2020, se la vio charlando despreocupadamente con la mascarilla bajada con un grupo de manifestantes afines a su causa secesionista en una calle de Barcelona. Incumpliendo, de paso, otra obligación de la propia Generalitat, que en ese momento impedía las reuniones de más de 10 personas.