Menú Buscar
Miquel Buch, expresidente de la Asociación Catalana de Municipios, con el ex presidente de la Generalitat Carles Puigdemont / CG

Las trampas de la joven promesa de CDC para redondear su sueldo

Miquel Buch redujo un 10% su dedicación como alcalde de Premià para poder presidir y cobrar de la ACM, entidad municipalista que dedica la mitad de su presupuesto a pagar personal

María Jesús Cañizares
3 min

La tan cacareada refundación de Convergència tiene varios protagonistas, entre ellos el alcalde de Premià de Mar (Barcelona), Miquel Buch, dado que el partido quiere potenciar su poder municipalista. Buch preside desde 2011 la Associació Catalana de Municipis (ACM), cargo que puede compatibilizar con el de primer edil porque redujo su dedicación al Consistorio un 10%. Ello le permite cobrar el sueldo prácticamente íntegro como alcalde, 46.900 euros, y el de presidente de la ACM, 48.300 euros.

“Él ha renunciado a cobrar el 100% del sueldo como alcalde, pero se dedica plenamente al municipio”, explicó el gobierno municipal poco después de las elecciones municipales de 2015. Sin embargo, su agenda en la ACM es tan intensa que el portavoz del grupo municipal de Ciudadanos, José María Cano, presentó en febrero una moción en el Pleno municipal con la finalidad de instar a Buch a dedicarse plenamente a su labor como alcalde, pero el resto de grupos la rechazaron. Sospecha Cano que, lejos de querer ahorrar dinero con la reducción de su sueldo, lo que pretendía Buch era "dejar abierta una puerta legal para poder continuar dedicándose a su trabajo como presidente".

Asimismo, Ciudadanos presentó otra moción en el plenario del pasado jueves en la que instaba a reclamar a la Generalitat el pago de la deuda que mantiene con el Ayuntamiento y que asciende a 1,8 millones de euros –el 9% del presupuesto municipal, por encima de la media que está situada en un 7%--. La iniciativa sólo sumó el apoyo del PSC y el PP, por lo que no fue aprobada.

Dinero público 

La ACM es una asociación de carácter jurídico privado que se financia con dinero público a través de aportaciones de los presupuestos municipales de aquellas localidades donde gobierna CDC. El presupuesto de 2015 de la ACM ascendió a 4,1 millones, la mitad de los cuales van destinados a gastos de personal.

Buch recibe de esta entidad, para asegura trabajar a tiempo parcial, un sueldo de 48.300 euros, mientras que el secretario general, Marc Pifarré, cobra 97.300 euros, dado que tiene plena dedicación. Pifarré fue presidente de las Juventudes de CDC y primer responsable de la sectorial de nuevas tecnologías del partido. La entidad municipalista apoya la soberanía fiscal y está adherida a la campaña que promueve el pago a la hacienda catalana.

Buch aspiraba a sustituir a Salvador Esteve al frente de la Diputación de Barcelona, pero le pasó por delante la alcaldesa de Sant Cugat del Vallès.