Menú Buscar
Alumnos en un comedor escolar.

Las suscripciones de Artur Mas a la prensa nacionalista equivalen a 150.000 becas comedor

Con el dinero que la Generalitat destinó en 2015 a la compra de diarios, que roza el millón de euros, podría haber aumentado un 33% las ayudas a guarderías

María Jesús Cañizares
2 min

Más de 940.000 euros en comprar diarios. Así se las gasta un gobierno que alardea de políticas sociales, pero sigue mimando a su prensa “amiga” con la contratación de suscripciones. La cifra es abultada, sobre todo si se tiene en cuenta que equivale a 150.000 becas comedor.

Tal como publicó este lunes Crónica Global, los medios más favorecidos fueron La Vanguardia, que recibió el año pasado --cuando todavía gobernaba Artur Mas-- cerca de 250.000 euros solo en suscripciones, mientras que El Punt Avui se embolsó más de 125.000 euros y Ara, 49.588 euros. El resto se divide en diarios de ámbito español y local, así como revistas especializadas, muchas de ellas poco conocidas.

Por departamentos, Bienestar y Familia se sitúa en cabeza en gasto de suscripciones con 334.324 euros. Fuentes de la oposición política consultadas por este diario han destacado el hecho de que, mientras se ralentiza el gasto en becas comedor, ayudas a guarderías o se reducen drásticamente las subvenciones para la compra de libros de texto, la financiación encubierta de medios afines ideológicamente al Gobierno autonómico alcanza cifras muy abultadas.

Acogida de inmigrantes

Cifras que, por poner algunos ejemplos, equivalen a 150.000 becas comedor o habrían permitido aumentar un 33% las ayudas para acceder a una plaza de guardería.

Con un millón de euros, se podrían haber contratado 51 médicos adjuntos y 40 maestros, dado que sanidad y educación son dos de los sectores sociales más afectados por los recortes.

Asimismo, con ese dinero, se podrían haber duplicado las ayudas al empleo en cooperativas o las destinadas a la acogida de inmigrantes. Con un millón de euros, las subvenciones a empresas que ofrecen prácticas a jóvenes en paro se habrían multiplicado por cuatro.