Menú Buscar
Imagen de una camarera de piso en un hotel / CCOO

El PSC exige a Quim Torra 'mojarse' con Las Kellys

Los socialistas recuerdan que la Generalitat de Cataluña tiene "competencias" para aligerar la carga de trabajo de las camareras de piso de los hoteles

3 min

El PSC exige al Gobierno catalán de Quim Torra que vigile la carga de trabajo que soportan las camareras de piso, popularmente conocidas como Las Kellys. Los socialistas han recordado hoy que el Ejecutivo autonómico tiene "competencias" para evitar que el empleo "suponga un daño para su salud como está ocurriendo acutualmente".

En una comparecencia conjunta con representantes de Las Kellys, el presidente del grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Barcelona, Jaume Collboni, y el portavoz de Trabajo del grupo parlamentario Socialistes i Units per Avançar, Pol Gibert, han indicado que el Govern "tiene margen de actuación porque tiene las competencias, pero no ha ha hecho lo suficiente para zanjar las irregularidades con las que se topan las trabajadoras de este sector".

"Turismo de calidad"

El líder del PSC en Barcelona ha señalado que "si queremos que nuestra ciudad tenga turismo de calidad debemos asegurar primero unas condiciones laborales dignas para los trabajadores y trabajadoras del sector de la hostelería". Por ello, ha argüido el electo en la Ciudad Condal, "la lucha de Las Kellys tiene pleno sentido".

Por su parte, Pol Gibert ha exigido al gobierno autonómico que "impulse un acuerdo empresarial entre la patronal y los sindicatos para alcanzar un pacto urgente que limite la carga de trabajo de las camareras de piso y que garantice las condiciones necesarias para llegar a niveles adecuados de salud y seguridad".

Avances en sus condiciones laborales

Cabe recordar que recientemente el colectivo se anotó una victoria para mejorar sus condiciones laborales. Gobierno, patronal, sindicatos y comunidades autónomas acordaron a finales de agosto que dolencias como el síndrome del túnel carpiano, la bursitis y la epicondilitis o el llamado codo del tenista, que Las Kellys sufren habitualmente por su trabajo repetitivo, sean reconocidas por las mutuas como enfermedades laborales.

En paralelo, las profesionales también han conseguido avances en algunas comunidades autónomas, como en las Islas Baleares. A este respecto, Gibert ha lamentado que el gobierno balear, "con siete veces menos población y menos competencias, haya conseguido mejorar las condiciones laborales de más empleados y empleadas que el Gobierno catalán". Lo ha hecho utilizando la Inspección de Trabajo y mediante un acuerdo con agentes sociales.