Menú Buscar
Artur Mas (izquierda) y Antonio Baños (derecha) en el Parlament

Las diez propuestas imposibles de Artur Mas

El documento que Junts pel Sí ha presentado a la CUP contempla medidas para crear la república catalana que son impracticables

María Jesús Cañizares
4 min

La propuesta con la que Artur Mas quiere asegurarse su investidura como presidente de la Generalitat contiene medidas que son impracticables. Se trata de propuestas de máximos encaminadas a crear la república catalana y a convencer a la CUP, que debe avalar ese documento de 61 páginas el próximo domingo. Algunas implican un enorme coste económico que el Gobierno de ese nuevo “Estado” difícilmente podría asumir.

Éstas son las diez promesas más quiméricas que Junts pel Sí ha puesto negro sobre blanco.

1-Permanencia en la UE, pese a la ruptura: La formación de Artur Mas basa el desarrollo de su hoja de ruta en una permanencia en la Unión Europea que no está garantizada. Así, la futura Cataluña independiente es concebida como un país miembro del club europeo con todas las sinergias económicas y políticas que eso conlleva.

2-DNI catalán y doble nacionalidad: El documento habla de la creación de un DNI catalán, de un pasaporte propio y visados. Los dirigentes de Junts pel Sí han expresado públicamente que son partidarios de la doble nacionalidad, algo que es potestad del Estado español.

3-Banco Público catalán: Los bancos constituidos en Cataluña no estarían supervisados por el Banco Central Europeo ni accederían al Fondo de Garantía de Depósitos. Difícilmente sería viable ese banco público sin la tutela financiera europea.

4-Agencia Catalana de Inversiones: El documento contempla registros de inversiones extranjeras que, en caso de independencia, podrían verse seriamente menguadas. Actualmente, el ritmo inversor en Cataluña es alto, pero el efecto “frontera”, la inestabilidad y la inseguridad jurídica que conlleva un proceso de independencia puede disuadir a muchos inversores potenciales. La balanza comercial quedaría dañada debido al pago de aranceles.

5-Diplomacia propia: La creación de un servicio exterior y la apertura de 15 nuevas “embajadas” que se unen a las ya existentes, así como la creación de un Ministerio de Exteriores, no tendría demasiado sentido en un escenario de desconexión y aislamiento internacional.

6-Control de puertos, aeropuertos y nucleares: No es tan sencillo tomar el control de esas infraestructuras, cuya titularidad es española. La república catalana tendría que compensar económicamente al Estado español y eso implicaría un enorme coste.

7-Gestión del Ebro, del espacio radioeléctrico y del sistema energético: Cataluña no puede pretender gestionar unilateralmente esos recursos. El Ebro pasa por varias comunidades autónomas, y existe una red radioeléctrica y energética cuyo fraccionamiento es costoso.

8-Servicio de espionaje: Resulta absurdo proponer un CNI catalán cuando no se ha concretado una política de seguridad pública y de defensa. La coordinación internacional es fundamental en este ámbito, algo que no está garantizado.

9-Ley de Seguridad Social sin recursos: Cataluña es la comunidad española con mas pensionistas. El año pasado fueron necesarios 1.100 millones complementarios de la Seguridad Social para cubrir los ingresos de los pensionistas.

10-Plan de choque social con precedentes de incumplimiento: Artur Mas cifra en 270 millones de euros un plan de choque social, pero contempla la creación de estructuras de Estado (banco central, política exterior, fronteras, agencia tributaria...) que, según algunos analistas, suponen un coste de 40.000 millones. Además, las medidas contempladas en ese plan han sido incumplidas en reiteradas ocasiones por el propio Mas. Tal como informó Crónica Global, el presidente de la Generalitat ha hecho caso omiso de sus asesores sociales en cuestiones como la Renta Mínima, vivienda, becas comedor o protección de la infancia.