Menú Buscar
García Albiol, Rajoy y Sánchez Camacho

La renovación del PP catalán, paralizada por el vacío gubernamental

La convocatoria del congreso de los populares catalanes permanece en suspenso a la espera del futuro de Rajoy

María Jesús Cañizares
3 min

El PP catalán tiene nuevo líder y presidente de grupo parlamentario desde el verano pasado, pero todavía está pendiente una renovación interna necesaria para afrontar unos próximos meses, que se avecinan intensos en la política catalana. Sin embargo, la incertidumbre respecto al futuro de Mariano Rajoy, dado que su investidura no está garantizada, está demorando ese reciclaje de la formación catalana.

Xavier García Albiol, nuevo líder del PPC, se comprometió a acometer esa renovación después del 20D. Sectores del partido, tal como publicó Crónica Global, le exigen que suelte lastre respecto a los hermanos Fernández --Jorge y Alberto--, que hasta ahora han controlado firmemente el partido.

La caída de Camacho

Albiol ha supuesto un importante revulsivo para los populares catalanes, tras la trayectoria convulsa de Alicia Sánchez-Camacho, recién nombrada secretaria de la Mesa del Congreso. La grabación de La Camarga y el azote independentista le pasó factura personal, mientras que la identificación del PP con los recortes minó las reservas electorales de una formación, que actualmente tiene 11 diputados –--había tenido 19-- y se ha visto superada por los 25 escaños de Ciudadanos.

A nivel parlamentario, el partido ya ha comenzado a rodar con el reparto de áreas. Los populares están convencidos de que como oposición tienen un gran recorrido, pues el Gobierno “provisional” de Carles Puigdemont puede dar “mucho juego”, explican fuentes del partido.

Un combinado

Pero a nivel interno, Albiol todavía no tiene equipo. El vacío gubernamental ha obligado a dejar en suspenso el congreso que el partido tiene que celebrar este año. El reto, como ocurre en este tipo de cónclaves, es combinar la vieja guardia, la paridad y el relevo generacional. Y aunque, en el caso del PP, las nuevas ejecutivas suelen estar bastante atadas, en la formación catalana aún se recuerda el traumático congreso de 2008, cuando Alicia Sánchez-Camacho pugnó con Montserrat Nebrera por el liderazgo.

No se esperan sorpresas respecto a la presidencia del partido, que recaerá en Albiol, pero dirigentes como Dolors Montserrat o Antonio Gallego piden paso. Si Rajoy no es investido presidente, las estructuras del partido se verán irremisiblemente alteradas. También en el PP catalán.