Menú Buscar
Pedro Sánchez, secretario general del PSOE, durante su participación en el debate.

La política social visualiza el cisma entre Sánchez e Iglesias

Los candidatos entran en el cuerpo a cuerpo en el segundo round, donde Rivera acude al rescate de Rajoy y el líder socialista reprocha el apoyo de Podemos al "procés"

María Jesús Cañizares
13.06.2016 23:44 h.
4 min

Los candidatos salieron a calentar en la primera parte del debate, centrada en la economía, y entraron en el cuerpo a cuerpo en la segunda, dedicada a las políticas sociales, un asunto en el que el presidente en funciones, Mariano Rajoy, fue muy visible, no se sintió nada cómodo.

El segundo round permitió al socialista Pedro Sánchez oficializar su ruptura con Podemos, al que reprochó su apoyo a un referéndum de autodeterminación en Cataluña que actúa como línea roja para formar Gobierno con el PSOE, y a Albert Rivera, explorar sus complicidades con el líder del PP.

El aval municipal

Arrancó Pablo Iglesias y su propuesta de aumento de gasto social en casi 60.000 millones. Defiende un incremento fiscal, pues según dijo, la media española es inferior a la europea. “Hay que reducir el déficit a un ritmo menor, como también se defiende en Italia y Portugal”, ha dicho el líder de la formación morada, quien se ha vengado de las acusaciones de “aprendiz” que le había lanzado Rajoy anteriormente. “Nosotros gobernamos en las principales ciudades españoles mejor que nuestros predecesores y gestionando mejor”, ha replicado el podemita en alusión a Madrid, Valencia y Barcelona.

El presidente en funciones, visiblemente irritado cuando el moderador le preguntó sobre promesas incumplidas en la rebaja de impuestos, ha destacado la fuerte inversión de su Gobierno en sanidad y educación, que se lleva a cabo “con más empleo, porque reduciendo el paro, los ingresos para gastar aumentan. Y por eso necesitamos otros dos millones de empleos más”. Ha recordado que, gracias a sus políticas de austeridad, se evitó que España fuera rescatada. “Pese a la mayor crisis económica, este país tiene uno de los mejores servicios públicos”, ha subrayado Rajoy.

"¡Y tres huevos duros!"

A esas previsión de aumento de empleo, Iglesias a replicado: “¡Y tres huevos duros!” pues, según ha señalado, no es creíble la promesa de aumento de puestos de trabajo “cuando usted lo que ha hecho es destruirlos”.

Albert Rivera cree que la mejor política social “es la que se puede pagar” y ha aprovechado para reprochar a Pablo Iglesias su apuesta por la salida de la UE, cuyas normas, ha dicho, deben cumplirse. El líder de Ciudadanos ha pedido al podemita que haga propuestas y no se limite a destruir. “El señor Iglesias solo quiere empleo precario”, ha espetado Rivera.

Pensiones

Sobre pensiones, el líder del PSOE, Pedro Sánchez, ha propuesto un fondo para garantizarlas. Ha hurgado en la herida de los recortes sanitarios y se ha comprometido a extender la tarjeta sanitaria.

Iglesias lanzó un guiño al PSOE respecto a ese fondo de pensiones, pero Sánchez no le ha devuelto el gesto porque “para tender la mano, primero debe soltarla de Rajoy”, insistiendo así en su tesis de que Podemos impidió formar Gobierno tras el 20D porque se posicionó a favor del referéndum de autodeterminación en Cataluña. “El enemigo no soy yo”, ha respondido Iglesias.

Crear empleo

Rajoy insistió: “Para pagar las pensiones es necesario reducir el paro. El problema del PSOE no fue congelar las pensiones, sino una legislatura en la que no quisieron ver la crisis y 3,5 millones de personas perdieron su trabajo”, ha dicho, tras afirmar que “hago promesas de empleo porque lo hemos creado”.

Albert Rivera personalizó los recortes en las ayudas por dependencia en el caso de un ciudadano al que le fue concedida una subvención cuando la persona que estaba a su cargo ya había muerto.