Menú Buscar
La diputada del PSC, Alícia Romero, durante el debate de presupuestos de la Generalitat de 2017 / PSC

La oposición tilda de 'ficticios' y 'antisociales' los presupuestos catalanes

La izquierda reprocha a Junqueras su sumisión a un modelo fiscal de CDC, mientras que PP y Ciudadanos denuncian su entrega a la CUP

20.12.2016 18:14 h.
7 min

Los partidos que han presentado enmiendas  a la totalidad de las cuentas de la Generalitat de 2017 presentadas por el vicepresidente Oriol Junqueras, han calificado de “ficticios” y “antisociales” esos presupuestos, que consideran una concesión a la CUP.

Durante el debate celebrado en el Parlamento catalán, donde las cuentas pasarán su primer trámite gracias a que los antisistema votarán en contra de esas enmiendas junto a Junts pel Sí, el diputado de Ciudadanos, Antonio Espinosa, ha rechazado unos presupuestos “ficticios”, no solo porque se basan en un excesivo optimismo económico, sino porque van dirigidos a financiar la “república independiente” de Cataluña. En este sentido, ha citado las partidas destinadas al referéndum, la diplomacia exterior o la hacienda catalana.

C's denuncia una mutilación de la democracia

“Deje de jugar con el dinero de todos. La independencia genera la mutilación de la democracia”, ha dicho el representante de la formación naranja, quien ha advertido de que “el barco a Ítaca no ha salido del puerto de Barcelona, pero permite que algunos ganen dinero con el proceso”. Asimismo, ha reclamado unas cuentas que comenten el empleo y la lucha contra el fraude fiscal, en lugar de introducir una mayor presión fiscal mediante la creación de nuevos impuestos.

Espinosa también ha afeado al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, su “victimismo” y que practique el ostracismo por negarse a acudir a la conferencia de presidentes autonómicos para defender los intereses de Cataluña.

El PSC ve una inspiración convergente

La diputada del PSC, Alícia Romero, ha denunciado que el Gobierno catalán esté “atrapado por el procés y por la CUP, pero no por aquellos que sufren pobreza energética, no tienen becas comedor o una renta mínima”.  También ha reprochado a los antisistema que añadan incertidumbre a la tramitación de las cuentas de 2017, pues ha pospuesto la decisión sobre su postura definitiva hasta el 29 de enero. Romero ha lamentado que la Generalitat no haya abierto ningún proceso de diálogo con la oposición sobre los presupuestos. “No compartimos su modelo –ha dicho a Junqueras—pues consagra una sociedad a dos velocidades, el sálvase quien pueda, porque no hay garantías de igualdad social. El sector público empequeñece cargando todo el esfuerzo en las familias, un modelo antiguo y compartido con el PP”.

La socialista ha precisado que, pese al aumento del gasto social, no se alcanzan las cifras de 2011 –cuando CiU aprobó sus presupuestos gracias al apoyo del PP--, mientras que “ahora hay más problemas que solucionar. Son unos presupuestos antisociales”. Romero ha echado en falta un sistema fiscal realmente redistributivo, pero ha recordado que CDC ha arrastrado a ERC para votar junto al PP un sistema fiscal que no aborda un aumento de impuestos real vía IRPF, Sucesiones o Patrimonio.

CSQP alerta de una sumisión fiscal

El diputado de CSQP, Joan Coscubiela, ha acusado a Junqueras de intentar dar “gato por liebre” con unos presupuestos “continuistas respecto a los de 2016 y a los aprobados por el Gobierno de Artur Mas” porque implican “una sumisión fiscal disfrazada de desobediencia”.

Coscubiela cree que se ha renunciado “a hacer pagar más a quien gana más” y que incumple los mandatos del Parlamento catalán en materia de emergencia social. Ha puesto como ejemplo que no se haya aprobado todavía la renta garantía de la ciudadanía. El exdirigente sindical ha asegurado que al Ejecutivo catalán le da miedo el debate social, “pero se siente cómodo negociando con el PP”. En este sentido, ha dicho que la gran alianza social de la Cámara catalana es la de JxS, Ciudadanos y PP. Ha coincidido con el vicepresidente de la Generalitat en denunciar el techo de déficit marcado por el Gobierno español, pero ha reprochado a Junqueras que lo cumpla. “Estos presupuestos no son sociales, no lo serán mientras no se busque ingresos haciendo pagar a quienes más ganan. Son los presupuestos de la resignación”, ha dicho.

El PP arremete contra la "tropa" de la CUP

El portavoz parlamentario del PP, Alejandro Fernández, ha proclamado la llegada de un “tiempo nuevo de diálogo” que pasa página respecto al proceso secesionista, como según dice, demuestran las últimas encuestas. El popular está convencido de que Junqueras, con “su sonrisa picarona” también sabe que hay que soltar lastre de la hoja de ruta que comenzó el expresidente Artur Mas y “ya se ve como presidente de un nuevo tripartito”.

Pero le ha reprochado que solo quiera hablar con la CUP de las cuentas de 2017, lo que implica aceptar su “nihilismo político, que es profundamente contagioso, se carga carreras políticas (en alusión a Mas). No se dan cuenta que la CUP no es un partido esencialmente independentista, aunque esa vía permita destruirlo todo”. Fernández ha criticado que el presidente Carles Puigdemont pacte “con esta tropa” favorable a nacionalizar la propiedad privada, ha recordado, tras afirmar que el peor enemigo de Cataluña es el anarquismo que representan los cupaires.

Respecto al referéndum, cuya financiación contempla los presupuestos, ha dicho que Cataluña no lo necesita, pues “lo que ha pasado en Europa demuestra que no soluciona los problemas. Consultar y depender de un estado de ánimo de un solo día en una consulta binaria carece de calidad democrática”.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información