Menú Buscar
Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, junto a los líderes municipales del PSC, Jaume Collboni; de CiU, Xavier Trias, y del PP, Alberto Fernández Díaz, entre otros /CG

La oposición carga contra Colau por querer recortar los domingos de apertura comercial

CiU, C's, ERC, PSC y PP critican la propuesta y reclaman a BComú que busque "consenso"

Redacción
3 min

La oposición prácticamente al completo en el Ayuntamiento de Barcelona ha cargado contra la propuesta del equipo de gobierno de BComú de reducir los domingos de apertura comercial en la ciudad y eliminar los de verano. Unas críticas que comparten dos de los aliados más habituales de la alcaldesa Ada Colau, socialistas y republicanos.

El portavoz de CiU en el consistorio, Joaquim Forn, ha acusado a Colau de hacer "saltar por los aires" el "consenso" que, según afirma, se logró hace dos años –bajo el mandato del convergente Xavier Trias– con los comerciantes, cuando el Ayuntamiento aprobó la apertura comercial los domingos de verano en determinados distritos. "Nos preocupa que se tomen decisiones tan importantes para la ciudad sin trabajarlas ni buscar consensos entre partidos y, aun más importante, entre el sector", ha señalado este martes Forn.

"Recorta libertades"

Igualmente crítico ha sido el partido que aprobó la normativa con CiU en 2014, el PP. El líder 'popular' en el Ayuntamiento, Alberto Fernández Díaz, cree que la propuesta de BComú "recorta libertades", que puede afectar al empleo, y que "ignora demandas de los consumidores". Y ha alertado del "riesgo" de que consumidores de fuera de la ciudad "que escogían el domingo para venir a comprar a Barcelona, dejen de venir".

Por parte de Ciudadanos, su líder municipal, Carina Mejías, ha señalado que "dar una imagen de Barcelona con los comercios cerrados nos aleja de otras ciudades europeas que pugnan por ser referentes turísticos y comerciales". Y ha considerado que la propuesta "es un ejemplo más de que el gobierno de Colau actúa sin diálogo ni consenso".

PSC y ERC, también críticos

También ha cargado contra el plan del equipo de gobierno la portavoz adjunta del PSC, Montserrat Ballarín, que lo ha calificado de "otro ejemplo de hechos consumados, en el que se lanza una propuesta sin hablarla ni buscar consenso con los grupos políticos". Ballarín ha opinado igualmente que el mínimo de domingos abiertos debería ser probablemente más elevado" que los cuatro que propone Colau.

Menos crítico ha sido el líder municipal de ERC, Alfred Bosch, que no ha entrado a valorar el contenido de la propuesta, pero sí sus formas, cuando ha señalado que ésta no reúne el consenso necesario. "El comercio es uno de los pilares de la dinámica económica y social de nuestra ciudad, y hay que consensuar un modelo que pueda perdurar más allá del partido que gobierne el Ayuntamiento", ha expresado.