Menú Buscar
Barrio de La Mina, en Sant Adrià del Besòs

La Mina vuelve a la peor época de los 80

El alcalde de Sant Adrià de Besòs avisa de la situación de emergencia en la que se encuentra este barrio, convertido en el 'patio trasero' de Barcelona y azotado por la pobreza y las drogas

18.01.2019 00:00 h.
6 min

"Tenemos la sensación de que a la ciudad ya le va bien que toda la pobreza y la droga se concentre en el barrio de La Mina". Habla el alcalde de Sant Adrià de Besòs, Joan Callau, quien ayer explicó la situación de emergencia en que se encuentra esta zona del litoral, convertida en una especie de patio trasero de Barcelona. Por eso, Callau pide a la alcaldesa Ada Colau que se implique en solucionar un problema que va a más y que retrotrae a los peores años ochenta. Hace el mismo llamamiento al presidente catalán Quim Torra. "Esto nos sobrepasa", afirma.

El alcalde del Sant Adrià de Besòs (Barcelona), Joan Callau, pide a Quim Torra implicarse en los problemas del barrio de La Mina / EP

El alcalde del Sant Adrià de Besòs (Barcelona), Joan Callau (d) junto al diputado del PSC, Raúl Moreno (i) en el Parlament / EP

Callau explica la degradación existente en La Mina desde la crisis económica. La falta de recursos y, muy especialmente, de medidas de seguridad ha provocado que, por ejemplo, la sala de venopunción ubicada en este barrio tenga más usuarios que las ocho salas que tiene Barcelona. En 2009, estas dependencias entregaron 55.896 jeringas, cifra que en 2017 aumentó hasta 182.808. El 67,2% de los usuarios de la sala procede de la Ciudad Condal y solo un 2,5% vive en Sant Adrià.

El tráfico de droga se traslada

La presión policial sobre las narcosalas del barrio de El Raval ha provocado que el tráfico de drogas se haya trasladado a La Mina, donde un 6,2% de su población no sabe leer ni escribir y un 27,1% no han finalizado sus estudios primarios. El absentismo escolar alcanza el 40%, cifra que en la educación Secundaria sube hasta un 76,9%. La tasa de paro en junio de 2017 es situaba en un 17,2%, siendo en menores de 25 años del 10,9%, superior al resto de la comarca del Barcelonès. Por otro lado, el 70% de los PIRMIS concedidos a Sant Adrià corresponden a vecinos de La Mina, así como el 41% de los expedientes que atienden los servicios sociales.

Entrada del edificio Venus

Entrada del edificio Venus del barrio de La Mina

Estos datos están incluidos en la propuesta de resolución --que puede leerse en este enlace-- que el PSC presentó ayer en el Parlament, donde Callau se reunió con representantes de Junts per Catalunya, ERC, Catalunya en Comú-Podem y Ciudadanos. Ejerció de anfitrión el diputado socialista Raúl Moreno, quien advirtió de la "situación grave" en que se encuentra La Mina y de la necesidad de una actuación coordinada entre las administraciones.

Más ayudas para La Mina

En su iniciativa, el PSC pide incrementar los ingresos destinados a Sant Adrià procedentes del Fondo de Cooperación Municipal; aumentar la dotación de la Comisaría de Mossos d’Esquadra de la Mina para garantizar la recuperación del espacio público --la zona solo cuenta con 63 policías locales y 35 trabajadores sociales--; intensificar el trabajo iniciado por el instituto-escuela en el curso 2019-2020 con una mayor oferta de módulos profesionales y destinar, durante el primer semestre de 2019, los recursos económicos necesarios para derribar totalmente el edificio de la calle Venus y garantizar el realojamiento de las familias afectadas en viviendas dignas.

Reunión con el alcalde de Sant Adrià de Besòs, Joan Callau, y el gobierno municipal en el Parlament

Reunión con el alcalde de Sant Adrià de Besòs, Joan Callau, y el gobierno municipal en el Parlament

El edificio Venus se ha convertido en el símbolo de la degradación de las viviendas de La Mina. Y también de la reivindicación. En enero de 2017, Paqui Jiménez, dueña de un bar situado en este barrio y que fue entrevistada por Crónica Global, explicó la situación en la que viven las 300 familias de ese bloque en el programa Jo pregunto de TV3, a donde acudió como invitado el entonces presidente Carles Puigdemont. "¿Ha sido el plan de transformación de La Mina, con el no derribo del edificio Venus, un proyecto de manipulación política dentro de un proyecto urbanístico?", preguntó sin paños calientes a Puigdemont, quien entonó el mea culpa.

Los orígenes

Sant Adrià tiene una población de 36.669 habitantes, de los cuales el 27,9% viven en La Mina, un barrio construido sin demasiada calidad en sus elementos constructivos y que se caracteriza por una serie de bloques que en los años sesenta acogieron a personas procedentes del barraquismo.

En 1989, el barrio de La Mina se traspasó desde el Patronato de la Vivienda de Barcelona a la ciudad de Sant Adrià, aunque se hizo sin asumir ninguna cláusula de compensación ni de equilibrio económico. Cuando esta zona entró en un proceso de normalización llegó la crisis económica, que ha abocado a este barrio barcelonés a una situación de degradación crónica. "Corremos el riesgo de que determinadas capas sociales no puedan recuperarse. Nos negamos se ser los especialistas de la pobreza y la droga del área metropolitana", afirma Callau.