Menú Buscar
Sir John Chilcot durante la presentación del informe que ha investigado la entrada del Reino Unido en la Guerra de Irak de 2003.

La invasión del Reino Unido de Irak era “innecesaria”, según el informe Chilcot

La comisión considera que no se agotaron las opciones pacíficas de desarme y que la ocupación no era el “último recurso”

Redacción
2 min

La invasión de Irak de 2003 fue innecesaria. El informe Chilcot, que ha analizado durante siete años la participación del Reino Unido en la guerra contra Saddam Hussein, ha visto este miércoles la luz. La conclusión a la que ha llegado es que la ocupación del país no era el “último recurso”, y que el gobierno británico, liderado en aquel momento por Tony Blair, eligió unirse a la invasión antes de haber agotado las “opciones pacíficas de desarme”.

Este es el duro veredicto que desmonta los argumentos que defendían la guerra. Según el documento, que ha presentado Sir John Chilcot en una comparecencia, no estaba justificada la presencia de armas de destrucción masiva en Irak, la principal razón que dieron tanto Blair como el presidente estadounidense del momento, George W. Bush y su homólogo español, José María Aznar. Los objetivos de la invasión, además, no fueron alcanzados, apunta.

Y después de la invasión, ¿qué?

La falta de planificación del futuro del país después de la invasión es uno de los errores que hace patentes Chilcot. Las advertencias ante las consecuencias que tendría la guerra en Irak fueron ignoradas, y la preparación de la situación política después de Saddam Hussein, “inadecuadas”.

La investigación, que tenía que durar un año cuando se empezó, es un revés a los promotores de la guerra, capitaneados por Blair. Se prevé que el exprimer ministro británico comparezca a lo largo del día para dar explicaciones sobre su actuación en 2003 y las bases sobre las cuales se tomó la decisión de participar en la invasión de Irak.