Menú Buscar
Los guardias civiles de paisano a su salida del Parlament esta mañana / CG

La Guardia Civil entra en el Parlament y lo intenta en el Palau de la Generalitat por el 'caso 3%'

Jordi Turull da órdenes de que los agentes no entren en la sede del Govern, pero que se les facilite la documentación de Germà Gordó que busca la justicia

Carlos Quílez / Rafa Mezquita
5 min

La Guardia Civil entra en el Parlamento catalán y lo intenta en el Palau de la Generalitat, la Consejería de Justicia y el Centro de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (CTTI). Agentes de la unidad orgánica de Tarragona, actuando como policía judicial, se han personado el jueves en el hemiciclo catalán y dependencias del Gobierno autonómico en busca de las agendas personales y profesionales de Germà Gordó, diputado no adscrito, exconsejero de Justicia, exsecretario del Govern y antiguo dirigente del PDeCAT, la nueva CDC.

La entrada del instituto armado en las sedes del parque de la Ciutadella, calle Pau Claris, plaza de Sant Jaume y L'Hospitalet de Llobregat se produce tras la petición en enero de la fiscalía anticorrupción, que ha autorizado ahora el juez de la sala civil y penal del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) Carlos Ramos.

Los registros se enmarcan en la instrucción de la macrocausa del llamado caso 3%, sumario que investiga presuntas adjudicaciones de obra pública pro parte de CDC en Cataluña a cambio de donaciones de constructoras.

Turull ordena dar el alto

En el marco de la operación se ha producido un incidente, según ha informado la Generalitat, cuando el nuevo consejero de Presidencia, Jordi Turull, ha dado órdenes de impedir el acceso de los agentes judiciales de la Guardia Civil al palau de la Generalitat. A la vez, ha dado instrucciones para que se les facilite toda la documentación que reclaman

Concretamente, cinco agentes de paisano han acudido al Palau a buscar dos tipos de información de cuando Gordó era secretario del Govern (2011-2013): el libro de visitas y una relación del apoyo administrativo que tenía, según las mismas fuentes.

Declaración el lunes

La intervención de los agentes llega días antes de que Gordó declare precisamente ante este magistrado por presuntos delitos de tráfico de influencias, prevaricación y malversación de fondos públicos en el marco de las pesquisas por la presunta financiación irregular de la antigua Convergencia.

El procedimiento, que instruye el juzgado de Instrucción número 1 de El Vendrell, investiga donaciones a cambio de adjudicaciones de obra pública del partido que mutó en el actual PDeCAT.

Cotejar agendas

Las entradas de la Guardia Civil del jueves buscan cotejar las fechas y lugares registrados en las agendas de Germà Gordó, también exconsejero de Justicia y exsecretario del Gobierno catalán, con las referencias que aparecen en los calendarios de constructores y adjudicadores de obra pública en Cataluña.

La actuación de los agentes, ordenada forzosamente por el TSJC por la condición de aforado de Gordó, ya se intentó en enero, cuando la fiscalía anticorrupción pidió al magistrado entrar en el Parlament para buscar y estudiar dichas agendas, como avanzó Crónica Global.

"No existen"

Un elemento clave del movimiento procesal de hoy es que, requerida la secretaria judicial del Govern para entregar las agendas de Gordó cuando este fue secretario del Ejecutivo (2010-2012) y consejero de Justicia (2012-2016), ésta contestó que los registros no existían.

Ello ha motivado la cuádruple operación de hoy que busca, precisamente, verificar si el diputado --elegido por las listas de Junts pel Sí (JxSí) pero que renunció tras su imputación-- se reunió con constructores y altos cargos responsables de contratación pública.

Grinda se desplaza a Barcelona

La operación del jueves contará con un refuerzo especial: el del fiscal anticorrupción José Grinda, que se ha desplazado a Barcelona para supervisar personalmente las entradas de los agentes.

Además del letrado especial, se ha requerido en la cámara catalana la presencia de Cristóbal Martell, abogado de Germà Gordó.