Menú Buscar
La vicepresidenta y el vicepresidente de la Generalitat en funciones, Neus Munté y Artur Mas, en la reunión del Consell Executiu.

La Generalitat prorroga sus presupuestos otro año más

Desde que Mas llegó al poder, las cuentas se han aprobado con retraso todos los ejercicios

Carles Bellsolà
3 min

Nueva prórroga de los presupuestos de la Generalitat. La sexta desde que Artur Mas llegó al poder en diciembre de 2010, hace casi exactamente cinco años. Esta vez, debida a la convocatoria de elecciones a finales de septiembre y al hecho de que aun no hay un nuevo ejecutivo.

El Consell Executiu de la Generalitat ha aprobado este martes la prórroga de los Presupuestos de la Generalitat de 2015 para 2016. Un trámite necesario ante la imposibilidad material de aprobar unas nuevas cuentas antes de final de año.

Munté lo achaca a las elecciones del 27S

La vicepresidenta en funciones, Neus Munté, ha argumentado que el retraso se explica por las elecciones autonómicas del mes de septiembre, que han hecho que no sea "posible" presentar y aprobar unas nuevas cuentas que entren en vigor el 1 de enero. A este calendario hay que añadir que, casi tres meses después de los comicios, aun no se ha formado un nuevo gobierno ni se ha investido presidente, mientras siguen negociando al respecto Junts pel Sí y la CUP.

Munté, en rueda de prensa tras el Consell Executiu, ha asegurado que los presupuestos prorrogados "garantizan el normal funcionamiento de la administración y de los servicios públicos que presta". Ha remarcado que, con las cuentas prorrogadas, se mantiene el nivel de gasto. Con las excepciones de nuevos gastos de los capítulos 6, 7 y 8, relativos a inversiones y ayudas a la inversión, salvo obligaciones plurianuales aprobadas antes de la prórroga.

Retrasos cada año

Desde la llegada de Artur Mas al Govern, las cuentas de la Generalitat no se han aprobado nunca en el periodo que correspondería, es decir, antes de que acabe el año anterior. Las de 2011 las aprobó CiU en julio de ese mismo año, con el concurso del PP, y más de medio año después de los comicios. También CiU y PP aprobaron con retraso las de 2012, en febrero.

Esas cuentas se prorrogaron durante todo 2013, después de que Mas virara al independentismo en septiembre y abandonara a sus aliados populares. Y durante parte del año siguiente, ya que los presupuestos de 2014, ya con ERC como aliados de Mas, no se aprobaron hasta finales de enero. Por último, las de este 2015, ahora prorrogadas, tuvieron que esperar hasta marzo.