Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
García Albiol, Rajoy y Sánchez Camacho

La derecha catalana se apunta a la moda de las primarias

El PP catalán y Convergència someterán su refundación a la militancia

María Jesús Cañizares
4 min

¿Crisis en su partido? Consulte a la militancia. El fin del bipartidismo, propiciado por la irrupción de nuevas fuerzas políticas como Podemos o Ciudadanos, ha obligado a las viejas formaciones a reforzar sus estrategias de transparencia y democracia interna. Así, el PP catalán y CDC han decidido someter sus refundaciones a la militancia. Se resisten a hablar de primarias, pues este sistema de elección abierto a las bases nunca se había utilizado en estas dos formaciones.

La decisión de populares y convergentes se produce una semana después de que el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, anunciara que someterá sus pactos de gobierno a las bases del partido. Lo hará para esquivar la resistencia de los barones socialistas a un pacto con Podemos, aunque el sistema de primarias es habitual en la izquierda española.

Rajoy en Barcelona

El actual líder del PP catalán, Xavier García Albiol,  propondrá este sábado a su junta directiva y en presencia de Mariano Rajoy --que visita Barcelona-- que la sucesión de Alicia Sánchez-Camacho como presidenta del partido sea elegida por la militancia y no por los compromisarios, como venía siendo habitual en la agrupación catalana.

Esa votación de las bases tendría lugar en el congreso del PPC, previsto para junio --antes se tiene que celebrar el cónclave del partido a nivel español-- y, hasta entonces, Albiol asumirá el papel de coordinador general para pilotar el proceso.

No es la primera vez que una agrupación autonómica del PP utiliza un sistema de primarias. Alberto Núñez Feijóo fue elegido en primarias sucesor de Manuel Fraga al frente del PP gallego. Y Cristina Cifuentes, presidenta de la Comunidad de Madrid, exige que se utilice ese sistema para elegir al próximo líder del PP madrileño en sustitución de Esperanza Aguirre.

Cambio de siglas

Convergència, un partido con fama de convocar congresos atados y bien atados, también se ha sumado a la celebración de primarias para elegir a su nuevo secretario general y un posible cambio de siglas. Su cita es el 3 de junio.

Para populares y convergentes, se trata de cónclaves decisivos, dado que ninguno de los dos atraviesa por su mejor momento. El PPC sacó sus peores resultados en unas autonómicas el 27S, mientras que CDC necesita un cambio de imagen ante los casos de corrupción que le afectan, así como su declive electoral, mitigado gracias al pacto con ERC. En ambos casos, se celebrarán primarias cerradas, es decir, ceñidas a la militancia.

Una fórmula habitual en la izquierda

Fue el PSC quien experimentó por primera vez unas primaras abiertas a la ciudadanía para elegir al alcaldable por Barcelona. Ganó Jaume Collboni, aunque el proceso fue muy polémico por las denuncias de una supuesta 'compra' del voto del colectivo pakistaní.

En la Comunidad Valenciana, 50.000 ciudadanos votaron en las primarias que designaron al socialista Ximo Puig candidato a la presidencia de la Generalitat. Y en Baleares, 12.000 personas eligieron a Francina Armengol.

ERC hace tiempo que consulta a sus bases para elegir a sus candidatos, aunque como comentó una vez una dirigente republicana "cuando hay primarias, nos matamos entre nosotros". Podemos ha incorporado ese sistema desde su nacimiento.