Menú Buscar
El diputado de la CUP, Albert Botran / EUROPA PRESS

La CUP rechaza la defensa de Mas y le pide que asuma su desobediencia

Los antisistema advierten de que el Estado prohibirá el referéndum y "no podemos recular"

3 min

El diputado de la CUP Albert Botran ha dicho este martes que respeta pero que no comparte la estrategia de la defensa del expresidente Artur Mas en el juicio por el proceso participativo del 9N. Según la formación anticapitalista que apoya al Ejecutivo, se pronuncia así porque su defensa se basa en una brecha legal y no en asumir que se desobedeció una "orden injusta". Le pide, en definitiva, que asuma las consecuencias políticas que se derivan de esa desobediencia.

En rueda de prensa, ha subrayado la solidaridad de los cupaires con los tres encausados del juicio --Mas y las exconselleras Joana Ortega e Irene Rigau--, pero ha insistido: "Hay que asumir que no se acató una orden injusta y no acogerse a una brecha legal".

Brechas jurídicas

En concreto, reprochan que los abogados de la defensa se acojan a tretas jurídicas como que el Govern hizo un requerimiento de aclaración al Tribunal Constitucional (TC) para saber si podía realizar un proceso participativo y éste no respondió, y a que el Alto Tribunal no tomó medidas para impedirlo.

El diputado cupaire recuerda que el Govern tiene el compromiso de celebrar un referéndum en 2017. "Con casi total seguridad habrá una prohibición del Estado" para que no se celebre, aseguran, por lo que reclaman que se esté preparados para asumir las consecuencias de desobedecer esa orden.

"Será ilegal a ojos del Constitucional, pero no debe haceros recular, porque será legítimo, porque estará basado en dar voz a la gente, poner urnas y dar garantías a los ciudadanos del  y a los del no", ha aclarado.

"Es un juicio político y la defensa tendría que ser política", razona el diputado de la formación antisistema. Añade que los abogados de Mas utilizan una estrategia legítima, como también lo es su valoración, porque la CUP se implicó en aquel proceso participativo y se está implicando en el referéndum que se pretende celebrar en 2017.