Menú Buscar
La diputada de la CUP, Mireia Boya / EUROPA PRESS

La CUP pide ahora la promoción del occitano

La organización radical critica que la Generalitat tiene ciertas obligaciones con la lengua que no está cumpliendo

22.10.2016 00:00 h. Actualizado: 24.01.2019 21:10 h.
4 min

Si hasta ahora la lucha de algunos partidos políticos giraba en torno a la conservación y promoción de la lengua catalana hasta límites insospechados, el objeto de la pugna actual no es otro que el occitano: la CUP cree que el Gobierno catalán no está cumpliendo con su deber de protegerlo y promocionarlo.

La que fue lengua de la poesía medieval europea --la de los trovadores-- y también lengua administrativa alternativa al latín en la Edad Media se recoge en el Estatuto de autonomía de 1979. “Garantiza que el catalán es el idioma oficial de Cataluña, así como también lo es el castellano, como lengua oficial en todo el Estado. También añade que el aranés, la variante del occitano que se habla en el Valle de Arán, será objeto de enseñanza y de especial protección”, reza el informe sobre los usos lingüísticos en el Parlamento de Cataluña, elaborado por el servicio de asesoramiento lingüístico.

Deberes incumplidos

En la línea de la preservación de la lengua, la diputada del grupo de los cupaires Mireia Boya recrimina a la Generalitat que “tiene ciertos deberes que no se están llevando a la práctica”, según publica el Boletín Oficial del Parlamento de Cataluña (BOPC). Se refiere, en concreto, al Capítulo VII de la ley 35/2010 del occitano, aranés en el Arán, sobre el fomento y la difusión de la lengua.

El mismo texto sostiene que la Generalitat, junto con el Consejo General de Arán, ha de proteger la lengua, fomentar el uso y la difusión del conocimiento, adoptando medidas para impulsar la normalización del occitano. Deberán desarrollar una actuación conjunta para que las políticas de normalización lingüística sean más efectivas.

Piden explicaciones

Por lo que respecta a actividades y equipamientos culturales, han de velar por la implementación de las nuevas tecnologías de la información y comunicación que se expresan en aranés. La lengua y cultura occitana tendrán que estar presentes en los equipamientos culturales, especialmente en bibliotecas, videotecas, museos y centros culturales.

Según la CUP, tanto Generalitat como el Consejo General de Arán tienen que fomentar la producción y comercialización de productos en occitano relacionados con las industrias de la lengua. Por eso lanzan a la dirección general de Política Lingüística del gobierno catalán dos preguntas: ¿Cuál es la presencia de esta lengua en equipamientos culturales de titularidad de la Generalitat o gestionados por ésta? ¿Qué medidas adoptará la Consejería de Cultura para promover la visibilidad de esta lengua oficial?