Menú Buscar
De izquierda a derecha, Sergi Saladié, Neus Montaner, Xevi Generó y Gabriela Serra ante los medios

La CUP devuelve la pelota: que se vaya Mas si quieren su voto

La formación independentista sufre por la presión para facilitar la presidencia del líder de CDC pero se mantiene firme en que el ‘procés’ no termina con una persona

Redacción
3 min

La CUP ha sufrido en los últimos tres meses la presión de Junts pel Sí y el entorno mediático de Artur Mas y CDC para investirlo como presidente. Tras tres asambleas agónicas, el partido intenta devolver la pelota con la misma presión tanto al partido del presidente en funciones como a ERC, ANC y Òmnium Cultural: sólo les votarán si eligen a un candidato que no sea Mas.

La cúpula de la CUP mantuvo en una comparecencia ante los medios que proclamar el estado propio no es un objetivo que empiece ni termine en una persona. Si Junts pel Sí elige a otro candidato, les apoyarán. Si la figura de Mas es intocable, las elecciones de marzo serán inevitables.

Desgaste de la CUP

El debate de la CUP para decidir que tienen la fuerza suficiente para dar el portazo al líder de CDC se ha prolongado durante más de tres meses y desgaste consecuente es visible. Incluso ha propiciado que su líder, Antonio Baños, se plantee la dimisión.

La diputada Gabriela Serra reconoció que él era partidario de facilitar la investidura de Mas, fue el primero en sentarse con el líder de CDC para negociar la hoja de ruta independentista y que el resultado final de la asamblea fue un golpe para él. “No todo el mundo estaba alineado en las mismas decisiones y los niveles de satisfacción del ejercicio de la democracia son diferentes”, declaró Serra.

Junts pel Sí puede rectificar

Serra mantuvo en la comparecencia que en los últimos tres meses Junts pel Sí les ha forzado a debatir en un escenario que no presentaba unas “condiciones ni positivas, ni fáciles, ni cómodas” para la formación.

“Alguien dijo que era un escenario que empezaba y terminaba con Mas y no se ha movido. Nosotros mantenemos que ésta no es la solución”, sentenció. La cúpula de la CUP repitió que quedan días par “mover ficha” y reta a Junts pel Sí a que elija a otro candidato para contar con su apoyo.

Mayoría en el Parlament

El día límite para investir a un presidente de la Generalitat es el próximo 10 de enero. El también diputado Sergi Saladié indicó que Junts pel Sí y la CUP tienen la mayoría en el Parlament para declarar la independencia y que la pueden aprovechar sin Mas.

“Hemos aguantado muchas presiones”, declaró antes de lanzar la de su formación: “Mas dijo en una ocasión que él nunca sería un obstáculo para la independencia, ahora lo debe demostrar”. Tiene una semana.