Menú Buscar
Manifestación independentista en la ciudad francesa de Toulouse / CG

La Consejería catalana de Cultura financia la 'invasión' de Francia

La Generalitat hace oídos sordos a las quejas sobre la injerencia de Cataluña y financia proyectos transfronterizos a través de la entidad independentista Òmnium Cultural

2 min

Ajena a las quejas del Gobierno francés sobre las injerencias secesionistas, la Generalitat prosigue su actividad pancatalanista, consistente en extender la cultura catalana más allá de las fronteras de la comunidad autónoma, léase, en los llamados Países Catalanes. Y lo hace vía subvención y con Òmnium Cultural, el brazo cultural del independentismo, como principal aliada.

Francia, a través de su embajada, denunció que el Parlamento catalán defendiera el derecho a la autodeterminación de una parte del país galo, mientras que, tal como publicó Crónica Global, la Comisión Europea analiza si esa actuación vulnera los tratados de la UE. Pero la ofensiva catalana continúa. El goteo de ayudas a entidades situadas en el sur de Francia, así como a la Comunidad Valenciana o Aragón son constantes, según se puede comprobar en la lista de subvenciones concedidas por el Departamento de Cultura entre el 1 de enero de 2016 y el 29 de julio de 2016 publicadas en el Diario Oficial de la Generalitat de Cataluña (DOGC), así como en los convenios de colaboración suscritos por la Oficina de Apoyo a la Iniciativa Cultural, adscrita al Departamento de Cultura.

Decenas de miles de euros a entidades pancatalanistas

La Consejería ha destinado 8.000 euros a Òmnium Catalunya Nord con la finalidad de difundir y promocionar cursos de catalán para adultos en el sur de Francia. Asimismo, este departamento ha pagado 25.000 euros al Círculo de Hermanamiento Occitano-Catalán para sufragar actividades del proyecto para la promoción de la lengua occitana en Cataluña.

La Asociación Instituto Joan Lluís Vives, emplazada en Castellón, ha recibido 3.500 euros para costear un debate en los cursos de secundaria y bachillerato.

En el marco de esa promoción cultural fronteriza, la Generalitat dio 5.000 euros a la Asociación Cultural del Matarranya 5.000 euros para que la revista “Temps de Franja” hiciera un estudio de los topónimos en Matarranya.