Menú Buscar
La foto de David Cameron acompañado por su esposa Samantha anunciando su dimisión el viernes pasado es la imagen de los efectos del Brexit.

La abstención ha castigado a los nuevos partidos

La sombra del 'Brexit' podría haber desincentivado el voto de protesta en toda España, menos en Cataluña, donde Podemos se mantiene 

Margalida Vidal
4 min

La caída de la participación en las elecciones generales en cuatro puntos porcentuales ha beneficiado a los grandes partidos, especialmente al PP, que ha pasado del 28,72% de los votos al 33,01%. Esos casi cuatro puntos se han transformado en 14 diputados más, pasando de 124 a 137. Además, el PP es el único que ha ganado también en votos: unos 600.000, de los que medio millón proceden de Ciudadanos.

El PSOE tampoco ha salido mal parado. Del 22,01% del 20D ha pasado al 23,44%, un punto y medio casi le ha permitido aguantar el tipo y perder cinco escaño: de 90 a 85.

Podemos, el castigado

El partido revelación, Podemos, sin embargo ha sido castigado. El 20D, IU y Podemos consiguieron por separado el 24,33% de los votos emitidos, mientras que ahora se ha hecho con el 21,11%. Eso se traduce en 71, uno menos de lo que a ambas formaciones sumaron en diciembre yendo separadas.

De hecho, no solo lejos de los 90 diputados que debían superar para dar el sorpasso sobre el PSOE, una idea sobre la que habían montado su campaña electoral; sino que también han quedado muy por debajo de los 85 diputados que habrían sumado en el 20D de haber ido juntos.

Ciudadanos también se habría visto perjudicado por la caída de la participación. Sus 40 diputados se quedan en 32 porque si en el 20D se hizo con el 13,93% de las papeletas, ahora se habría limitado al 13,04%, una caída que no refleja bien la pérdida de medio millón de votos.

Los análisis de las encuestas preelectorales, que daban una participación del entorno al 68%, señalaban que el PP sería el menos perjudicado y que el PSOE sería adelantado claramente por la suma de IU Podemos.

Más conservadores

La abstención se ha acercado a esa cifra, pero los efectos no han sido esos. Entre quienes han dejado de acudir a los colegios electorales hay más votantes de los nuevos partidos que de los clásicos, de donde se puede deducir que los electores se han vuelto algo más conservadores.

Los observadores apuntan que la sorpresa y decepción que ha causado el Brexit dentro y fuera de Reino Unido, donde el voto protesta se ha transformado en algo irreversible e indeseado para la mayoría de los ciudadanos, ha podido influir más que en el voto de los españoles, en su abstención.

El efecto ha sido distinto en Cataluña

Cataluña ha sido una de las comunidades donde más ha aumentado la abstención con respecto a las últimas elecciones. La participación ha caído del 70,98% en diciembre al 66% este domingo. El efecto sobre los resultados, sin embargo, no ha sido el mismo que a nivel estatal.

En Comú Podem ha mantenido el porcentaje de votos, el 24%, pese a haber reducido en 100.000 el número de electores. ERC y PP son los máximos beneficiados por la subida de la abstención, que ha pasado del 29,02% del censo al 34%. Pese a mantener el número de diputados, los independentistas han conseguido el 18,22% de los votos frente al 15,99% que obtuvieron en diciembre. En el caso del PP, sí se ha traducido en un diputado más y dos puntos porcentuales más.