Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Laura Borràs, acompañada por el secretario general de JxCat, Jordi Sánchez, con Carles Puigdemont de fondo / EFE

JxCat fracasa en su OPA municipal a PDECat y ERC

CDC no murió con el 'procés', la renuncia de Sànchez aflora los problemas del partido de Puigdemont, que no acorta distancias con Esquerra y debe elegir entre confrontación y sociovergencia

8 min

"El problema de Junts per Catalunya (JxCat) no era Jordi Sànchez, sino de proyecto y discurso". El tiempo dirá si la reflexión de un dirigente soberanista, testigo del cisma entre Carles Puigdemont y PDECat, es acertada. Porque a dos meses del congreso de la formación neoconvergente y a poco más de un año para la celebración de las elecciones municipales, JxCat sigue bloqueada en el territorio.

Lejos de consumar una OPA municipal a PDECat y distanciarse de ERC, quienes se han presentado ahora como defensores de la confrontación no han logrado convencer a los alcaldes fieles al ideario de CDC --más de 200-- de sumarse a sus siglas. Ante esta situación, JxCat deberá elegir entre confrontación o sociovergencia.

'Plug&Play' fracasado

"Pensaban que sería más fácil captar a los alcaldes convergentes, pero los motivos por los que la gente se quedó en PDECat siguen vigentes. No es tan fácil. No hay plug&play", dice un neoconvergente. O como se dice popularmente, JxCat creyó que sería "llegar y besar el santo".

Marc Solsona, alcalde de Mollerussa y portavoz del PDECat / EP
Marc Solsona, alcalde de Mollerussa y portavoz del PDECat / EP

"CDC no murió con el procés. Hay propuestas muy convergentes en los municipios, contradictorias con las posturas de los cargos de JxCat en el Parlament. Hay una guerra larvadas entre PDECat y el grupo parlamentario", afirma un dirigente, heredero de esa Convergència.

Fidelidad cargos locales

Esa fidelidad de los cargos locales de PDECat, unida a la irrupción de Centrem, la formación liderada por Àngels Chacón --el 7 de mayo celebrará su primer congreso con una apuesta muy centrista--, ha demostrado que algo se mueve en el espectro soberanista, donde las voces a favor de una sociovergencia crecen. Un win win para PSC, cuya prioridad es que ERC no penetre en su tradicional feudo, el área metropolitana de Barcelona.

chacon
Àngels Chacón, líder de Centrem

También advierten esas voces de que, a diferencia de ERC, Junts mantiene la misma estrategia procesista en un momento donde la pandemia y la guerra de Ucrania ha dado un baño de realidad al ya de por sí fracasado discurso unilateral que defiende Puigdemont.

Encuesta CEO

La última encuesta del Centro de Estudios de Opinión (CEO) de la Generalitat no solo ha comunicado malas noticias a JxCat, que se desplomaría en unas elecciones autonómicas, sino que avisa de que solo un 11% de quienes la independencia unilateral. Puigdemont, hoy por hoy líder de un partido del que se ha despreocupado en los últimos años, rechaza tomar nota de ello y acaba de presentar a su nuevo gobierno fake con la promesa de pasar "de la resistencia a la confrontación". Asimismo, ha anunciado que se hará "propuestas concretas" a los partidos y entidades sobre el documento Preparem-nos, que es "la estrategia que durante la anterior legislatura el Consejo para la República ha ofrecido al conjunto del independentismo para hacer efectivo el mandato del 1-O".

unilateral
La vía unilateral tiene pocos apoyos en el independentismo / CEO

El futuro de Puigdemont es incierto, así como el de Laura Borràs. Ambos están pendientes de que su situación judicial se resuelva. La presidenta del Parlament, alineada con las posturas más duras de la formación, es un activo para la militancia, de ahí que se la tenga en cuenta de cara al congreso que JxCat celebrará en la primera quincena de junio.

¿Tándem Borràs-Turull?

Un tándem Borràs-Turull permitiría conciliar sensibilidades, ahora atomizadas en Junts. Los fieles a Jordi Turull, exconsejero de Presidencia y que fue condenado por el 1-O, son influyentes en el Govern. Es el caso de las consejeras de Derechos Sociales y Justicia, Violant Cervera y Lourden Ciuró, respectivamente, mientras que el titular de Economía, Jaume Giró, que el igual que el todavía secretario general de Junts, Jordi Sànchez, ha realizado un intenso trabajo en el territorio, rechaza especular con su posible candidatura a la presidencia de la Generalitat.

Sus equilibrios para mantener las relaciones con la CUP y avanzar en el postprocesismo demuestran que el cambio de rasante ideológico en JxCat no es tan descabellado. Sus socios de ERC, que ahora controlan el territorio a través de las delegaciones del Govern, ya lo han hecho. Y no les está yendo mal.

El consejero de Economía, Jaume Giró, y el secretario general de JxCat, Jordi Sànchez / EFE
El consejero de Economía, Jaume Giró, y el secretario general de JxCat, Jordi Sànchez / EFE

Pactos con el PSC

Ciuró provocó un seísmo en Junts al asegurar que no se puede renunciar a pactos con el PSC, como el que ya hay en la Diputación de Barcelona o en la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA). De hecho, es una reflexión que, como explicó este medio, comparten muchos compañeros de partido. Y también dirigentes socialistas como Núria Marín, presidenta de la Diputación y alcaldesa de L’Hospitalet de Llobregat, quien el pasado jueves, fue preguntada sobre una posible alianza en la presidencia de la Generalitat. "Ojalá se pudiera conseguir", afirmó.

Mucho más cauto se ha mostrado el líder del PSC, Salvador Illa, en una entrevista con Crónica Global, en la que recordó el gran escollo que supone la independencia en esa sociovergencia. Sí a los acuerdos puntuales, como también a la generación de prosperidad que los dos partidos defienden.

Táctica agresiva

Grandes decisiones de carácter ideológico son las que debe tomar ahora Junts. Fuentes de PDECat y Centrem coinciden en definir como "agresiva" la campaña que sus antiguos compañeros de partidos realizan en el territorio para intentar extender una red territorial que, ahora mismo, JxCat no tiene consolidada, lo que allana el terreno al avance de ERC. Con permiso de PSC.

Y es que las municipales pueden tener repercusión a nivel gubernamental, pues en función de los resultados, la pulso entre republicanos y neoconvergentes puede variar, y mucho.