Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Carles Puigdemont (2i) junto a Joan Canadell (2d), presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona y ganador de la segunda vuelta de las primarias de JxCat / CG

JxCat y el ‘efecto Mascarell’: cuando las primarias las carga el diablo

Borràs lidera una lista que alterna ‘outsiders’ muy mediáticos como Canadell y cargos institucionales; el reto ahora es que esa orquesta "esté bien afinada" ante el 14F, explican los expertos

10 min

“Las primarias siempre las carga el diablo… si las haces bien”. Habla Toni Aira, profesor de Comunicación Política en la UPF-Barcelona School of Management, en referencia al proceso de elección de candidatos de Junts per Catalunya (JxCat) que, este fin de semana, se ha saldado con una lista en la que se alternan outsiders como Joan Canadell o cargos institucionales de la vieja guardia, como Damia Calvet. El reto ahora, continúa Aira, es conciliar ambos sectores.

¿Está llamada Elsa Artadi a llevar a cabo ese cometido? Cuatro politólogos analizan el equipo de JxCat para Crónica Global.

Artur Mas (i) Ferran Mascarell (c) y Jordi Pujol (d) en una imagen de archivo / EFE
Artur Mas (i) Ferran Mascarell (c) y Jordi Pujol (d) en una imagen de archivo / EFE

La segunda votación de primarias --en la primera salió elegida Laura Borràs como cabeza de lista-- ha arrojado resultados algo sorprendentes. Por ejemplo, que el veterano Ferran Mascarell, quien curiosamente nunca quiso participar en una primarias cuando aspiraba a ser alcaldable de Barcelona por el PSC --después abrazó el independentismo de la mano de los neoconvergentes--, obtuviera solo 98 votos, por debajo del activista radical Mark Serra (155), el agirprop de Puigdemont, Aleix Sarri (433) y a años luz del presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Joan Canadell (1.269 votos). O que Damià Calvet, consejero de Territorio, que perdió ante Borràs, haya quedado séptimo, por debajo de Jaume Alonso-Cuevillas (1.772 votos) o el propio Canadell.

"Hazlo bien y hazlo saber"

“Hacer bien unas primarias, es decir, que el aparato no lo controle todo y que las bases puedan decidir y contradecir, es bueno, pero conlleva riesgos. Eso ocurre en todos los países donde se hacen, como Estados Unidos o Francia. No siempre gana el mejor o el más preparado, gana el más conocido, el más querido por la parroquia, el que tiene apoyos más fidelizados…”, afirma Aira. El experto recuerda una de las máximas de la comunicación política: “Hazlo bien y hazlo saber”.

Mark Serra y Rai López tienen intención de concurrir a las primarias para ser diputados con JxCat / TWITTER
Mark Serra y Rai López concurrieron a las primarias para ser diputados con JxCat / TWITTER

Considera que a JxCat “le ha ido bien sus primarias, le ha permitido confeccionar una lista cuyo nivel de conocimiento es superior al resto de sus rivales”. Pero el reto, ahora, es “que esa diversidad no se entienda como una orquesta bien afinada

En España no ha existido demasiada afición a las primarias. Los casos más polémicos fueron el duelo entre Joaquín Almunia y Josep Borrell (ganador contra todo pronóstico, ya que el líder del PSOE Felipe González apoyaba a su contrincante) o las celebradas por el PSC para su alcaldable por Barcelona --Jordi Martí versus Jaume Collboni, quien venció con un controvertido apoyo de la comunidad pakistaní--.

¿Una tendencia al alza?

¿La tendencia a fichar outsiders como candidatos ha venido para quedarse? “Si JxCat tiene buenos resultados el 14F, se consolidará esa tendencia. Si solo se queda en ruido, se replantearán la estrategia”, apunta Aira.

La doctora en Comunicación y Argumentación Política por la Universitat de Barcelona (UB), Miljana Micovic, observa los resultados de las primarias de Junts como “una competición entre los candidatos ligados al partido y al Govern de la Generalitat, y los ‘outsiders, es decir, nuevos líderes que tuvieron poco o ningún peso el 1 de octubre y el Govern salido de las elecciones de 2017”. 

En este sentido, tanto Borràs como Canadell, presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, “se pueden considerar outsiders y han ganado claramente la primera y la segunda vuelta de las primarias. Aún así, la segunda vuelta ha dejado una lista mucho más equilibrada de lo que podría parecer si solo nos fijamos en los primeros nombres”, asegura Micovic, miembro del Consejo Directivo de ACOP (Asociación de Comunicación Política).

Fieles a Puigdemont

Entrarán entre los primeros “consejeros de corte más moderado, como Damià Calvet y Meritxell Budó, junto con los fieles puigdemontistas Jordi Puigneró y Josep RiusElsa Artadi, actual vicepresidenta de Junts y considerada cercana a Puigdemont, ha quedado segunda, a poca distancia de Canadell, lo que la coloca en posición de mediar entre los dos círculos, el institucional y el outsider”.

Albert Batet, Elsa Artadi, Laura Borràs, Francesc de Dalmases, Damià Calvet y David Saldoni en la rueda de prensa telemática sobre las primarias de JxCat / EP
Albert Batet, Elsa Artadi, Laura Borràs, Francesc de Dalmases, Damià Calvet y David Saldoni en la rueda de prensa telemática sobre las primarias de JxCat / EP

Paris Grau, profesor de Ciencia Política en la Universitat de Barcelona (UB), se muestra muy crítico con algunos perfiles de la lista. “JxCat demuestra que la política, cada vez más, es un espacio para personas que poco tienen que ver con el saber gobernar, gestionar o estar. Si nos fijamos en los resultados de Barcelona, el candidato más votado es el presidente de la Cámara de Comercio, conocido por promocionar mascarillas que no cumplían con las normas sanitarias. En tercera posición el abogado de Puigdemont, que nunca fue independentista pero vio oportunidad de negocio”, en referencia a Alonso-Cuevillas. Un poco más abajo “otro que se hizo famoso por tener una red de pisos turísticos ilegales (Mark Serra). Otro que la máxima aportación a la sociedad ha sido ponerse una nariz de payaso (Jordi Pessarrodona). Y así, muchos otros de la lista”.

¿Qué piensan sobre educación, sanidad, pensiones...?

Grau admite que “algunos líderes políticos han quedado en buena posición, pero no han ocupado todos los primeros puestos. Un claro ejemplo sería el del actual concejal en Barcelona y exmiembro del PSC, Ferran Mascarell; no ha llegado a los 100 votos”. 

El profesor echa en falta saber qué piensan los votados sobre temas como educación, sanidad, pensiones, seguridad, movilidad, etc. “Muy posiblemente nos encontraríamos que algunos se situarían a la izquierda y algunos pocos a la derecha. Con un único punto en el programa no se gestiona. Con una nariz de payaso, tampoco. Junts podría ser el claro ejemplo de cómo los partidos políticos pierden su influencia, su capacidad de articulación de las políticas públicas. Nos muestra que el independentismo está perdiendo a sus cuadros, a sus líderes, y los sustitutye por fanáticos y algún que otro bufón”, concluye.

Perfil caudillista

José Pedro Marfil, politólogo y periodista, director del Departamento de Periodismo en la Universidad Camilo José Cela, sitúa las primarias de JxCat en un contexto marcado “por la atomización del espacio soberanista con PDECat, PNC, Junts, ERC y CUP. Ante el riesgo de confusión con los candidatos, es mejor facilitar la identificación con una combinación de perfiles reconocidos y experiencia como Borrás, Artadi, Budó o Tremosa”.

A su juicio, Canadell supone  incorporar “un perfil interesante por sus relaciones con el tejido empresarial y la burguesía catalana”, lo que considera “un guiño a los orígenes”. Marfil, miembro de la junta directiva de ACOP, subraya la “carencia de perfiles de renombre capaces de eclipsar al candidato en la sombra, Carles Puigdemont, quien “seguirá teniendo protagonismo en el devenir político de Cataluña”. En este sentido, afirma que las listas de JxCat “mantiene el perfil bajo, habitual en formaciones de perfil caudillista con hiperliderazgos, con la finalidad de reponerse a las ausencias (PDECat y PNC), sin perfiles más reconocibles que puedan generar contestación a Puigdemont e incapaz de sumar a históricos como Artur Mas”.