Menú Buscar
Laura Borràs, presumiendo de piernas en sus redes sociales en plena crisis del coronavirus / LAURA BORRÀS

JxCat vuelve a utilizar el coronavirus para pedir la independencia

Dirigentes como Laura Borràs, que votó de forma sistemática contra el estado de alarma en el Congreso, o el presidente de la Cámara de Comercio, Joan Canadell, culpan al Gobierno tras los rebrotes

7 min

La historia se repite. Al igual que ocurrió desde finales del pasado mes de febrero, cuando se detectaron los primeros contagios de coronavirus en España, destacados dirigentes independentistas de la Generalitat y en el Congreso de los Diputados vuelven a utilizar la grave crisis sanitaria para hacer propaganda partidista y reclamar la secesión de Cataluña. Esta vez, a cuenta de los numerosos rebrotes de la pandemia aparecidos en diversas zonas de Cataluña como Lleida o L'Hospitalet de Llobregat, sobre los cuales el gobierno catalán tiene plenas competencias.

El rechazo de la Fiscalía de Lleida a aceptar que el presidente de la Generalitat, Quim Torra, imponga mediante un decreto ley el confinamiento domiciliario de los habitantes de Lleida, sin seguir los procedimientos legales adecuados para ello, ha desatado el malestar, sobre todo, en las filas de su propio partido: Junts Per Catalunya (JxCat), donde como de costumbre no han desaprovechado la ocasión para mezclar la pandemia con el procés.

"Caos absoluto"

A pesar de las quejas de numerosos médicos catalanes, y de sindicatos como Metges de Catalunya, que llevan meses quejándose de la falta de personal, planificación, medios y recursos por parte de la Generalitat para controlar y combatir la propagación de los contagios --entre ellos, el seguimiento epidemiológico, que también depende del Ejecutivo catalán--, numerosos líderes del procés continúan culpando a terceros de lo ocurrido.

Entre las más entregadas a esta labor figura la diputada posconvergente en el Congreso Laura Borràs que, siempre hiperactiva en sus redes sociales, se ha dedicado a culpar al Gobierno del "caos absoluto" por "decirnos qué podemos y no podemos hacer" --pese a haber sido el Poder Judicial, y no el Ejecutivo, quien se lo dicta--, y también a lanzar proclamas como esta: "Más que nunca, necesitamos la independencia". En este sentido, cabe recordar que Borràs fue una de las diputadas secesionistas que votó por sistema en el Congreso en contra del estado de alarma que permitió al Gobierno aplicar el confinamiento domiciliario y el desconfinamiento por fases en España.

"La desobediencia es obligación"

Quien también ha expresado su malestar por esta situación es el expresidente de la Generalitat fugado de la Justicia, Carles Puigdemont, al subrayar que "ante una emergencia sanitaria, confío más en los expertos sanitarios que en los juristas", dando así por sentado de nuevo que las decisiones del Govern están, para él, por encima de la Ley.

Mientras, el diputado posconvergente Francesc de Dalmases se ha solidarizado con Torra y su afán de no seguir los debidos procedimientos legales para aplicar medidas de confinamiento con esta proclama: "Para afrontar la injusticia, la desobediencia es obligación".

Canadell vuelve a criticar la "gestión española"

Y entre quienes tampoco podían faltar a las soflamas patrióticas figura Joan Canadell, presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, afín a JxCat y muy cercano a Puigdemont, que en su perfil de Twitter se ha despachado con uno de sus habituales comentarios hispanófobos: "La gestión española frente al Covid-19, catalogada como la peor del mundo. Ya lo avisé. Si queremos vivir en un país normal, hay que hacer efectiva la independencia".

ERC: "Tenemos un Estado en contra"

Por su parte, el vicepresidente del Parlament, Josep Costa, ha ironizado sobre la decisión del juez porque, a su modo de ver, "ya nos habían dejado claro que los jueces saben mejor que nadie lo que es bueno para nosotros. Era cuestión de tiempo que también se hicieran cargo de la pandemia".

Unas quejas que no han sido exclusivas de JxCat, pues también sus socios en el Govern de la Generalitat, ERC, han considerado que, con esta decisión, "se vuelve a demostrar que no sólo no tenemos un Estado para afrontar los problemas, sino que tenemos un Estado en contra", según ha afirmado la portavoz de los republicanos, Marta Vilalta.