Menú Buscar
Imagen del cartel de la campaña 'Guiri, no nos expulses' de las juventudes de ERC / CG

Campaña de las juventudes de ERC contra los turistas

'Guiri, no nos expulses' genera críticas por su tono agresivo contra los visitantes a Barcelona

3 min

Campaña de las juventudes de Esquerra Republicana de Cataluña (ERC) contra los turistas. La iniciativa Guiri, no nos expulses, promovida por las JERC, ha generado críticas de la oposición municipal por su tono agresivo contra los visitantes a Barcelona.

Iniciada en marzo de 2018, la polémica acción de sensibilización ha ganado notoriedad en los últimos días por las pegadas de carteles que los activistas están llevando a cabo en la Ciudad Condal. En numerosos elementos de mobiliario urbano se pueden ver los pasquines, en los que se señala que "los jóvenes no queremos este turismo". Las propias JERC justifican su campaña con el argumento de que "el actual modelo turístico es nocivo para la ciudad y el turismo".

Ciudadanos: "Pésimo mensaje"

La presidenta del grupo municipal de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Barcelona, Carina Mejías, ha denunciado a este medio que "espera que el sector turístico tome nota de que ERC y su líder municipal, Alfred Bosch, permiten que sus juventudes se sumen a los radicales de Arran en el discurso de la turismofobia".

Según Mejías, la agresiva campaña de las juventudes de ERC contiene "un pésimo mensaje que transmite rechazo al turismo y que daña claramente la imagen y la capacidad de acogida de Barcelona".

Sigue al vandalismo de Arran

Cabe recordar que la iniciativa pública de las JERC sigue a la primera acción vandálica de Arran, un grupo radical juvenil vinculado a las CUP, en el Parc Güell de Barcelona. Los anticapitalistas se encadenaron a la escalinata monumental del parque arquitectónico, encendieron bengalas y desplegaron pancartas contra el "turismo masivo" el pasado 19 de junio. El Ayuntamiento condenó el ataque.

Los cachorros de la CUP dieron así continuidad a su ofensiva violenta contra el turismo en verano de 2017, cuando cargaron contra un autobús turístico con cuchillos y esprays. Asimismo, rajaron las ruedas de empresas de alquiler de bicicletas y arremetieron contra comercios y alojamientos vinculados a esta actividad económica.