Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La entrada del centro penitenciario de Brians 2, donde hay un departamento especial de régimen cerrado (DERT); un sindicato propone crear centros exclusivos para presos peligrosos / EP

Justicia rechaza crear centros de aislamiento para presos peligrosos

Un total de 11.198 reclusos han pasado desde 2017 por los departamentos especiales de régimen cerrado (DERT), que un colectivo de funcionarios propone reconvertir en centros exclusivos

5 min

Conciliar los derechos laborales de los funcionarios penitenciarios con la reinserción de los reclusos que protege la Constitución. Dicho de otra manera, la peligrosidad en las cárceles ha dado lugar a numerosas movilizaciones de los trabajadores, que reclaman más recursos y nuevos protocolos de reinserción. Hasta el punto de que un sindicato de funcionarios presentó una propuesta ante la Consejería de Justicia de la Generalitat de creación de un centro exclusivo de primeros grados con personal preparado para hacer frente a los reclusos más peligrosos. Lo hizo a finales de 2021, después de que, en apenas 15 días, siete trabajadores de las cárceles catalanas “fueran salvajemente agredidos”, según Acaip (Agrupación de los Cuerpos de la Administración de Instituciones Penitenciarias). Pero la respuesta del Govern es de rechazo absoluto a ese tipo de centros exclusivos. “No es el modelo penitenciario catalán”, aseguran fuentes penitenciarias.

“Acaip apuesta por el modelo catalán, pero con personal, medios y formación suficientes. Y ante la carencia de espacios para atender a los primeros grados y sancionados de todos los centros de Cataluña, proponemos la construcción urgente de un centro exclusivo de primeros grados. Y la reconversión en DS (departamentos de sancionados) de los actuales DERT (departamento especial de régimen cerrado) de todos los centros. De este modo dispondríamos de un establecimiento donde todo el personal está instruido y formado para atender a los sujetos más inadaptados de nuestro medio”.

Centro penitenciario Quatre Camins / EUROPA PRESS
Centro penitenciario Quatre Camins / EUROPA PRESS

Actualmente, cada cárcel catalana dispone de un departamento especial de régimen cerrado (DERT), a excepción de los centros abiertos. Además, hay dos prisiones que disponen de un departamento de sancionados (DS) diferenciado del DERT: Quatre Camins y Brians 2. Asimismo, Brians y Ponent disponen de un DERT para mujeres. Entre 2017 y 2021, de los 31.031 reclusos que pasaron por las cárceles catalanas, un total de 11.198 pasaron por los DERT y los DS. De éstos, 9.653 eran reincidentes, según datos de la Consejería de Justicia.

Hay diversos motivos para entrar en un DERT: cumplimiento de aislamiento provisional o de medida cautelar de aislamiento en celda, una sanción disciplinaria, proteger la vida o integridad física del recluso o por cumplimiento del régimen cerrado (primer grado de tratamiento de penados). La estancia media en los DERT es de 11 días, y el número de presos que superaron los 15 días seguidos fue 2.170.

Lourdes Ciuró, consejera de Justicia / EP
Lourdes Ciuró, consejera de Justicia / EP

"No es un castigo"

“El primer grado no es un castigo, es un grado más de tratamiento”, precisan las citadas fuentes penitenciarias, tras indicar que Acaip no tiene representación en Cataluña, donde los sindicatos mayoritarios son UGT, CSIF, CCOO y Catac. Desde esta asociación recuerdan los resultados de 2019, donde obtuvo más votos en prisiones catalanas que Catac e Intersindical juntos --es la cuarta fuerza a punto de superar a CCOO--, pero a diferencia de esos sindicatos, Acaip no puede negociar

¿Pero qué dice la Ley General Penitenciaria sobre esos centros de aislamiento? “Existirán establecimientos de cumplimiento de régimen cerrado o departamentos especiales para los penados calificados de peligrosidad extrema o para casos de inadaptación a los regímenes ordinario y abierto, apreciados por causas objetivas en resolución motivada, a no ser que el estudio de la personalidad del sujeto denote la presencia de anomalías o deficiencias que deban determinar su destino al centro especial correspondiente”. Un enunciado que, según algunos juristas, resulta ambiguo en cuanto a la interpretación de “peligrosidad extrema”. Cataluña tiene las competencias penitenciarias transferidas, pero en el resto de España no existen cárceles de aislamiento. En el centro penitenciario Puerto 1 (Puerto de Santa María) hubo una experiencia que no ha tenido continuidad.

En los últimos cinco años se produjeron 15 suicidios en los DERT, un 35,5% respecto al total que se registran en las cárceles catalanas. Se produjeron 1.169 autolesiones, un 23% del total contabilizado en las prisiones.