Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Lluís Puig Gordi, el exconsejero de Cultura catalán huido en una imagen de archivo / EFE

La Justicia belga decide este viernes sobre la entrega del fugado Lluís Puig (JxCat)

La posible extradición, en cualquier caso, es recurrible en apelación y posteriormente en casación

3 min

La justicia belga decidirá este viernes sobre la entrega a España del exconsejero de la Generalitat Lluís Puig (JxCat), fugado de la Justicia en Bélgica y reclamado por el Tribunal Supremo por malversación en el caso del procés independentista.

La decisión, que será la primera que adopte la Justicia belga sobre los dirigentes catalanes huidos de España tras el referéndum ilegal y la declaración unilateral de secesión de octubre de 2017, se conocerá en torno al mediodía, aunque podrá ser recurrida en apelación y después en casación.

Aparte de decidir si entrega o no a Puig, la Cámara del Consejo de Bruselas, juzgado de primera instancia que examina la Orden Europea de Detención y Entrega (OEDE) contra el exconsejero catalán de Cultura, podría presentar una cuestión prejudicial ante la Corte de Luxemburgo sobre su capacidad para conocer el caso.

Siente sus derechos "vulnerados"

El pasado 23 de junio, cuando tuvo lugar la audiencia donde se anunció la fecha de la decisión, Puig dijo que había pedido al juez que, si se decide por una sentencia de no extradición, en ella "quede claro y bien argumentado que no hay ningún indicio de malversación, pero sí muchas vulneraciones de derechos fundamentales, como ciudadano, como político y como miembro del Govern catalán de 2017".

El argumento de la defensa del político catalán es que la Justicia española lo está reclamando para ejecutar una orden de prisión que sus excompañeros de gobierno ya están cumpliendo, pese a que un grupo de trabajo de Naciones Unidas "la ha declarado arbitraria y contraria a los derechos humanos", en palabras de los abogados.

Puigdemont y Comín, pendientes del suplicatorio

Este asunto quedó desvinculado del caso del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont y la de su exconseller Toní Comín en el momento en el que a ambos se les reconoció la condición de eurodiputados, a raíz de la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) sobre el político catalán Oriol Junqueras emitida el pasado diciembre.

Así pues, la euroorden cursada contra Puig es la única que sigue adelante de momento, ya que las de Puigdemont y Comín están suspendidas hasta que se resuelva el suplicatorio que el Tribunal Supremo español envió a la Eurocámara para pedir que se les retire la inmunidad parlamentaria, para el que también se han ampliado los plazos por las restricciones impuestas por la pandemia del coronavirus.