Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Carme Forcadell, Oriol Junqueras, Carles Puigdemont, Meritxell Serret y Raül Romeva, dentro del chalet de Puigdemont en Waterloo / EFE

Junqueras quita importancia al 'plantón' de Puigdemont en la puerta de su chalet

El líder de ERC niega las tensiones y dice que en su reencuentro con el fugado no hablaron de la estrategia secesionista, sino "de nosotros y de las familias"

Ricard López
4 min

El presidente de ERC, Oriol Junqueras, ha quitado hierro al extraño recibimiento que le ha dado Carles Puigdemont (JxCat) en su chalet de la localidad belga de Waterloo. El líder republicano no ha concedido importancia al hecho de que el expresidente de la Generalitat fugado no saliera a recibirle --ni a él, ni al resto de dirigentes de ERC que han viajado hasta allí para visitarle-- antes de un almuerzo en el que, según asegura, no hablaron de la estrategia secesionista, sino de ellos y sus "familias".

Según Junqueras, ese reencuentro con Puigdemont --el primero en casi cuatro años-- fue de "carácter personal", para "hablar de nosotros y de las familias". Y lo ha calificado de "muy especial, muy emotivo y muy agradable".

En el encuentro, de unas dos horas y media de duración, participaron además la expresidenta del Parlament Carme Forcadell y los exconsellers Raül Romeva, Dolors Bassa --todos ellos recién indultados tras haber cumplido más de tres años de prisión por el procés, al igual que Junqueras-- y Meritxell Serret, pendiente de juicio por desobediencia. Entre los comensales también han estado el exconseller de JxCat Toni Comín y el rapero Valtònyc, ambos fugados de la justicia en Bélgica junto a Puigdemont.

Primer encuentro en casi cuatro años

Esta era la primera vez que Puigdemont y Junqueras se veían desde la declaración unilateral de independencia que el Parlamento catalán aprobó el 27 de octubre de 2017, tras la cual Puigdemont huyó de la justicia a Bélgica y Junqueras ingresó en prisión.

Sobre el plante inicial de Puigdemont a su llegada, Junqueras ha tirado balones fuera: "No necesito interpretar nada. Me parece muy bien que todo el mundo abra, no abra, cierre, salga, entre, vaya o venga. En todo caso, para mí, es un placer reencontrarme con los compañeros", ha manifestado.

"Sin reproches"

El líder de ERC, exvicepresidente de la Generalitat durante el mandato de Puigdemont, ha negado que sus tensiones y diferencias con este último persistan: "No tengo por costumbre reprochar nada a nadie, y en sentido contrario tampoco. Ningún reproche y sí un compromiso explícito de luchar por la represión que todos sufrimos y sufre el conjunto de la sociedad", ha afirmado el dirigente republicano, condenado por sedición y malversación, e indultado en junio.

Según la versión de Junqueras, dentro del chalet del fugado sí han habido abrazos con Puigdemont, a pesar de que ante los periodistas, esto no se ha visto.

Misteriosas ausencias de Ponsatí y Puig

Asimismo, inicialmente también estaba previsto que asistieran los exconsellers de JxCat Clara Ponsatí y Lluis Puig, pero finalmente se descartó su presencia por asuntos "personales", según un comunicado del denominado Consell per la Republica, el ente que preside Puigdemont.

Durante la última semana se especuló con la posibilidad de que la reunión entre Junqueras y Puigdemont se produjese en Estrasburgo, aprovechando la visita del líder de ERC al Parlamento Europeo, que celebra su sesión plenaria de julio. Sin embargo, Puigdemont, que es eurodiputado de JxCat, decidió no viajar a la ciudad francesa, por lo que el encuentro se aplazó hasta este miércoles en Bélgica.