Menú Buscar
Oriol Junqueras y Carles Puigdemont dur ate una reunión del Consell Executiu del Govern.

Junqueras propone bajar el IRPF a las rentas inferiores a 36.000€ anuales

El vicepresidente del Govern afirma que es Carles Puigdemont quien se aleja de la disciplina de la coalición, puesto que ERC dirige la economía del país

Redacción
3 min

Oriol Junqueras reivindica su papel en la conducción de la economía catalana y en la gestión de las finanzas públicas catalanas, al margen de lo que opine el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y su socio en JxSí, CDC.

El vicepresidente de la Generalitat y consejero de Economía, Oriol, ha propuesto bajar los impuestos a las rentas bajas y medias, que ha situado en las que están "por debajo de 36.000".

Unos 518 millones menos

El político republicano quiere rebajar las tarifas "un poco, lo posible", y ha estimado que si la presión fiscal se rebaja a la media del Estado, el coste para la Generalitat sería de entre 516 y 520 millones de euros.

Aun así, ha planteado que "la pérdida de recaudación nunca es neta del todo, porque hay aspectos que la retroalimentan" como el aumento del consumo que puede provocar una rebaja de impuestos.

Preguntado por si bajar impuestos a las rentas bajas conllevaría subir los impuestos a las más altas, ha dicho que "depende de cuánto se baja. Si se baja muy poco, seguramente no hace falta".

El mandato del Parlament

Junqueras no ha negado las diferencias con Carles Puigdemont en este terreno. Al contrario, ha defendido que el departamento de Economía que él dirige sigue el mandato del Parlament para estudiar los diferentes escenarios posibles.

Ante la cuestión de si ha sido desleal al no informar a Puigdemont sobre su propuesta de modificar impuestos, ha asegurado: "Economía lo llevamos nosotros y, por tanto, las propuestas económicas entendemos que merecen la confianza y el apoyo de todos".

Junqueras ha hecho esa afirmación pese a las reiteradas declaraciones de Puigdemont y otros dirigentes de CDC en sentido contrario.

Ojo con la desobedencia

Aunque estarían encantados de incluir en los Presupuestos los impuestos suspendidos por el Tribunal Constitucional (TC), las cuentas "deben ser realistas" y es difícil incluir estas tasas y que tengan efecto.

Sobre las discrepancias con la CUP, el vicepresidente considera que la prórroga de las cuentas sería "más autonomista en estos momentos que la aprobación de unos nuevos Presupuestos", ya que éstos permitirían establecer los fundamentos de una nueva república.