Menú Buscar
De izquierda a derecha, Cristóbal Montoro, Joaquim Gay de Montellà y Oriol Junqueras.

Junqueras presentará unos presupuestos para pasar página de la era Mas-Colell

El vicepresidente económico de la Generalitat asegura que, por primera vez en muchos años, presentará unas cuentas en las que no aparecerá "ningún ingreso pintado"

3 min

El vicepresidente económico catalán, Oriol Junqueras, pasará este martes en el Parlament su primer examen como responsable de las finanzas catalanas al entregar su primer proyecto presupuestario. La falta de apoyos políticos de Junts pel Sí hace que tenga pocas probabilidades de prosperar, por lo que se convierte más en una declaración de intenciones que una iniciativa legislativa leal. Y aquí se enmarca la pretensión del también líder de ERC de pasar página a la gestión financiera de su predecesor en el cargo, Andreu Mas-Colell (CDC).

Junqueras aseguró este lunes, tras asistir a la presentación de un estudio sobre los impuestos de Patrimonio y Sucesiones en la patronal catalana Foment del Treball, que por "primera vez en muchos años, en los presupuestos no aparece ningún ingreso pintado", en alusión a las polémicas protagonizadas por su antecesor.

Descuadres iniciales de la contabilidad

En los seis años que estuvo al frente de la Consejería de Economía, Mas-Colell realizó varias huidas hacia delante para cuadrar las cuentas sin pasar demasiado las tijeras en la partida de gastos, lo que implicaba incluir algunos ingresos previstos que nunca se materializaron y llevaron al descuadre. El más sonado fue el de los 2.500 millones de euros que contabilizó el año pasado en concepto de pagos atrasados del Gobierno central por derechos adquiridos en el Estatut.

También encendió las alertas por no incidir en el recorte del déficit al pronosticar 2.300 millones de ingresos con la venta de patrimonio en 2014, una política que inauguró en 2011 y que nunca se materializó en el sentido que esperaba la Generalitat de Cataluña. Junqueras no quiere ni piensa mantener esta línea de actuación, además de mostrarse cada vez de forma más abierta contrario a las privatizaciones y ventas de patrimonio de Mas-Colell. Otro síntoma de su distanciamiento con el partido de Artur Mas, Convergència Democràtica de Catalunya (CDC).

Sin frustrar expectativas

En su intervención ante la patronal, Junqueras prometió que serían unos presupuestos que "se ajustan muy bien a las disponibilidades de efectivo para no generar expectativas que no se pueden cumplir y acaban generando impagos". 

Se guardó los detalles para la presentación en la Cámara catalana.