Menú Buscar
El vicepresidente cesado de la Generalitat, Oriol Junqueras, a su llegada para declarar en la Audiencia Nacional / EFE

Junqueras vetó el pacto con el PDeCAT justo antes de entrar en prisión

El líder de ERC quiere que su partido se consolide como el hegemónico en Cataluña

4 min

La disolución de la coaliación Junts pel Sí es un hecho. Los cantos de sirena del PDeCAT para formalizar un pacto con ERC a modo de llista del president no hallarán el eco de otras veces de cara al 21D.

El indiscutido líder del partido, Oriol Junqueras, ahora en prisión incondicional, se opone vehementemente a ello. Vetó el pacto antes de ingresar en el centro penitenciario Madrid 7, en Estremera.

Fuentes de ERC indican que Junqueras explicó a los suyos qué hacer en su ausencia y que la principal instrucción era no pactar solo con los posconvergentes.

Ganas de gobernar

El líder republicano defiende como opción preferencial que cada partido componga su lista de cara a los comicios: “Para recoger votos, mucho mejor que cada fuerza pase su rastrillo en su espacio electoral”, indican fuentes de ERC a El Periódico. La segunda y última opción sería que todos los partidos aúnen esfuerzos. Y ya de paso dio tres razones para esquivar el Junts pel Sí 2.

La primera es estratégica. “Cataluña tiene que tener a un gran partido central (ERC) y a otros dos, los liberales (PDeCat) y los antisistema (CUP), tangentes. Cualquier pacto con uno de esos dos desplaza a Esquerra de la centralidad”, dijo Junqueras a sus colaboradores. Para el líder encarcelado, es el turno de ERC de gobernar.

Corrupción convergente

El segundo motivo es la "tolerancia cero con la corrupción". Considera Junqueras que las prácticas de CDC/CiU a lo largo de décadas han "perjudicado gravemente la imagen y las opciones del independentismo". Reconoce también que la corrupción convergente ha sido "maximizada" por el Gobierno de Rajoy. El líder de ERC considera que sin ella el porcentaje de independentistas “sería aún más alto, por encima, hace años, del 50%".

La tercera causa es casi de índole personal. Junqueras no quiere ir de la mano de un partido que "acoge a personas como Santi Vila". Primero porque durante su gestión el Govern "no remó en la misma dirección que los otros". Además, el presidente de ERC está persuadido de que entró en la cárcel por la "declaración incriminatoria de Vila", ya que el posconvergente señaló a todo el Govern, pero sobre todo, al propio exvicepresidente. "Es un delator", espetó Junqueras a su equipo, antes de solidarizarse con los consellers del PDECat, también "traicionados" por Vila.

En tanto, el PDeCAT han pospuesto hasta el miércoles 15 de noviembre el consejo nacional que debía aprobar sus listas electorales ante la demanda de Puigdemont​ de configurar una lista unitaria del soberanismo. Justo al día siguiente de que vence el plazo para la inscripción de listas.