Menú Buscar
Oriol Junqueras y Artur Mas en una imagen de archivo de la pasada legislatura en el Parlament / EFE

Junqueras evita comprometerse con la inocencia de Mas en el ‘caso 3%’

El vicepresidente del Gobierno carga contra una “corrupción aparentemente tan generalizada” y defiende la pulcritud de las finanzas de ERC

5 min

Oriol Junqueras, vicepresidente económico del Gobierno catalán, ha evitado este miércoles defender la inocencia de Artur Mas en la investigación del caso 3%. En una entrevista en Rac1, el líder de ERC se ha puesto de perfil cuando ha sido preguntado sobre las últimas informaciones de la presunta financiación irregular de CDC. Las que manifiestan que el expresidente de la Generalitat y líder del partido era conocedor y partícipe de la supuesta trama que se urdió para conseguir mordidas a cambio de obra pública.

"¿Usted cree, como dice el expresidente, que desconocía la existencia de comisiones?", le han preguntado. “Estas cosas las tenéis que preguntar a los que las conocen”, ha declarado. “Querría que fuera cierto que nadie tiene ninguna implicación en nada, lo celebraríamos”, ha manifestado sobre sus compañeros en Junts pel Sí.

ERC, un partido sin deudas

Junqueras se ha limitado a defender a capa y espada la pulcritud de las finanzas de su partido. “Muy a menudo se dice que la financiación irregular afecta a todas las formaciones políticas, pero no es cierto”, ha indicado antes de recordar que “ERC tiene cero euros de deuda”.

El líder independentista ha cargado contra una “corrupción aparentemente tan generalizada y, en algunos casos, reconocida por los protagonistas”, haciendo referencia a la apertura del juicio del caso Palau. Lo pone a la misma altura que la reciente sentencia del caso 9N. La inhabilitación de Mas, Joana Ortega e Irene Rigau por “escuchar la opinión de la gente”, según su opinión. “Todo es terrible”, ha sentenciado.

Promesa de convocar un referéndum

Más allá de esta cuestión, ha prometido que el Govern convocará el referéndum de autodeterminación en Cataluña. Y si la celebración le lleva a una inhabilitación, la asumirá. Defiende que lo mejor en este escenario es que todo el Ejecutivo firme la apertura del proceso y no sólo el presidente, Carles Puigdemont. 

Junqueras ha afirmado que su vida era “muy rica” antes de entrar en política. Que no tendría ningún problema, si es inhabilitado, en regresar al ámbito docente y de colaborador en varios medios de comunicación, sus principales ocupaciones profesionales antes de liderar ERC. Es más, según su relato, algunas “personas de su entorno” estarían muy contentos de que diese el paso atrás y regresara a un día a día “más tranquilo”.

Falta de concreción del Gobierno central

Ha asumido los riesgos que implicarían llegar al final del proceso independentista catalán y se muestra en disposición de asumirlos. Con todo, también ha señalado los devaneos en el Gobierno central a la hora de marcar el camino para impedir su celebración. Algo que el propio líder de ERC constriñe a la partida de ajedrez que se ha iniciado entre ambos Ejecutivos para conseguir su objetivo sin que el contrario advierta la estrategia de la partida.

En cuanto al uso del trámite de urgencia para aprobar la ley de desconexión en el Parlamento catalán, Junqueras ha sorteado las críticas que ha recibido Junts pel Sí. “Ya veremos cómo se debatirá”, se ha limitado a señalar. “Lo importante es disponer del máximo de herramientas posibles y usarlas de la forma más acertada”.