Menú Buscar
Oriol Junqueras quiere la "generosidad" del Papa en Cataluña.

Junqueras controlará la economía catalana que un día propuso paralizar

El historiador asumirá el control de la Consejería de Felip Puig, quien le desautorizó por sus amenazas

María Jesús Cañizares
2 min

Oriol Junqueras está llamado a controlar una economía catalana que él mismo propuso paralizar. Ocurrió hace dos años, cuando el líder de ERC pronunció una conferencia en Bruselas sobre el derecho a decidir, invitado por el Parlamento europeo. Junqueras amenazó con una huelga general si el Gobierno impedía celebrar la consulta sobre la independencia de Cataluña, que finalmente tuvo lugar el 9 de noviembre de 2014.

Su bravata fue objeto de duras críticas por parte de empresarios y políticos catalanes, entre ellos el consejero de Empresa de la Generalitat, Felip Puig, quien dijo que Cataluña no se podía permitir parar “ni dos horas”, dado el momento de crisis económica por el que atravesaba el país. Se da la circunstancia de que, si se confirma la designación de Junqueras como máximo responsable de las políticas económicas de la Generalitat, asumirá el control del negociado que ahora ostenta Puig, consejero de Empresa y Empleo.

Paro en Sant Vicenç

Las diferencias entre Junqueras y Puig son un secreto a voces en el mundillo político y empresarial, donde causa sorpresa el perfil poco económico del líder de ERC. Historiador de profesión, Junqueras fue alcalde de un municipio, Sant Vicenç dels Horts (Barcelona) con un déficit importante y la tasa de paro más alta de la comarca del Baix Llobregat. Pese a ello, el republicano rechazó la instalación de dos grandes superficies en su territorio municipal que hubieran creado casi 800 puestos de trabajo, algo que fue muy criticado en esta población.

Junqueras estará al frente de áreas sensibles como hacienda, obras públicas y empleo. Por ello, suena con fuerza el nombre de Oriol Amat, catedrático de Economía, como alto cargo de esta área económica. En las elecciones catalanas del 27S se presentó como independiente de Junts pel Sí y logró ser diputado. Profesional reputado, se le identifica, no obstante, con el liberalismo económico, lo cual choca con las exigencias de la CUP, que no se compromete a votar los nuevos presupuestos de la Generalitat de 2016 –la ley más importante de toda legislatura-.