Menú Buscar
Marta Ferrusola y Jordi Pujol / EFE

De la Mata rechaza pedir a Hacienda que certifique la inexistencia de fondos ocultos de los Pujol

El magistrado desestima la petición formulada por Jordi Pujol Soley, Marta Ferrusola y sus hijos

03.10.2019 18:02 h.
7 min

El juez José de la Mata, titular del Juzgado de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional, ha desestimado una petición que le cursó la familia Pujol Ferrusola. En ella pretendía que el magistrado solicitase a la Agencia Tributaria un certificado sobre las cuentas que la familia pudiera tener en el extranjero.

Dicho ruego se elevó a De la Mata el pasado 10 de septiembre. Iba suscrito por el patriarca Jordi Pujol Soley, su esposa Marta Ferrusola Lladós, más seis de sus siete hijos, a saber: Jordi, Josep, Pere, Oleguer, Marta y Mireia Pujol Ferrusola. Con posterioridad a tal solicitud, se adhirieron a ella el matrimonio formado por el expolítico Oriol Pujol y Anna Vidal Maragall.

Una petición innecesaria

En un auto fechado el 2 de octubre, al que ha tenido acceso Crónica Global, De la Mata da la razón a la teniente fiscal Belén Suárez, que rechazó oficiar al fisco para que librase el citado documento.

De la Mata arguye dos motivos principales para adoptar su resolución. En primer lugar, que tal solicitud “es innecesaria”, dado que las posiciones financieras de la saga de los Pujol en el extranjero ya se han incorporado a la causa por una doble vía: los requerimientos a los bancos y el envío de comisiones rogatorias internacionales.

Las negaciones de Jordi Junior

“Semejante incorporación no se ha verificado, por cierto” --señala De la Mata--, gracias a “la colaboración de las personas investigadas, cuando como es obvio tenían fácilmente en su mano evitar tales trasiegos”.

A este respecto, el magistrado cita el caso del hijo mayor Jordi Pujol Ferrusola, quien “desde su primera declaración negó tener cuentas corrientes en Andorra”. Idéntica actitud observaron todos los integrantes de la familia, a la que se refiere como “clan” u “organización”, que se negó de forma “constante y persistente” a dar explicación alguna “sobre los fondos que se fueron encontrando en distintas jurisdicciones”. Incluso se abstuvo de “aportar elementales soportes documentales de las coartadas propuestas para justificarlos”.

El expresidente de la Generalitat, Jordi Pujol / EFE
El expresidente de la Generalitat, Jordi Pujol / EFE

Ocultación deliberada

El otro motivo esgrimido por el juez para rechazar las pretensiones de la familia es su inutilidad para el proceso. “Si hay algo evidente es que la actuación de toda la organización a lo largo de los años se ha caracterizado por una cuidadosa estrategia, milimétricamente aplicada: la ocultación”.

De la Mata recuerda que los Pujol Ferrusola “han venido utilizando sistemáticamente estructuras societarias y financieras tras las que parapetarse y ocultar sus identidades y su patrimonio”.

Expertos en paraísos fiscales

El magistrado menciona entre otros colaboradores de tal ocultación a “asesores legales, bancarios, societarios y fiscales, así como especialistas en territorios off-shore y en diseño de estructuras societarias para pergeñar planes de ocultación y blanqueo; testaferros, fiduciarios, asesores, colaboradores e intermediarios en España y otros lugares”.

De la Mata cita como “paradigma” del empleo de mecanismos y estratégicas de ocultación a Jordi Junior, aunque también subraya que el “resto de la organización en absoluto es ajena a estas prácticas”.

Fundaciones panameñas

Ejemplo de ello son, según el magistrado, las fundaciones que maneja la familia en Panamá, algunas de las cuales se encuentran en manos de hombres de paja.

Entre ellas figuran Kopeland, Doral, Donneran, Kamala y Paty. Esta última, hasta ahora desconocida, ha aflorado al recibirse en fechas recientes una comisión rogatoria desde Andorra.

El magistrado enfatiza asimismo que Marta Ferrusola es una consumada experta a la hora de camuflar su patrimonio. “No se ocultó tras una fundación panameña propia, como algunos de sus hijos, sino más atrás aún: se escondió en una cuenta de las cuatro de que disponía la Fundación Kopeland”, perteneciente a Jordi Junior, “evitando así incluso el riesgo de aparecer como beneficiaria de una fundación”.

Los fondos del 'expresident'

El instructor también señala al patriarca Jordi Pujol Soley, quien “para evitar incluso tener su propia cuenta en Andorra, colocó como titular de la misma a su hijo Jordi, aunque en este caso dejó bien documentado por escrito que los fondos eran suyos y que en caso de su muerte los activos debían pasar a ser propiedad de su esposa Marta Ferrusola”.

Para De la Mata, quien bate todos los records de escamoteos patrimoniales es Jordi junior. Recuerda sus relaciones “ocultas” en México con Riva Palacios Magaña, Domínguez Moreno y Domínguez Careceres, o sus contactos con Arthur Joseph Rainford Towning en Reino Unido.

Los Pujol recurrirán

Por todo ello, José de la Mata concluye que “resulta evidente que la diligencia pretendida sobre titularidades financieras de los miembros de la familia Pujol Ferrusola es inútil, innecesaria e irrelevante”. Contra la decisión del juez cabe un recurso de reforma, que los Pujol prevén presentar en tiempo y forma.

La saga Pujol Ferrusola recuerda que el convenio de la OCDE establece la transparencia absoluta de cualquier estructura y obliga a las entidades financieras a dar el nombre del beneficiario último de los bienes.

“La fiscal yerra y viola la letra de dicho convenio y la de la ley española de prevención de blanqueo de capitales, que obliga a comunicar la titularidad real de la persona física última de cualquier estructura, ya sea de sociedades de capital, fundaciones, asociaciones, clubes deportivos, etc”.

“Semejante normativa ya está generalizada y el convenio de la OCDE lo reitera para cada uno de los más de 170 países del mundo que han suscrito o se han adherido a dicho convenio. El juez instructor incurre en el mismo error”.