Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Dos jóvenes abrazadas en una manifestación contra las agresiones al colectivo LGTBI / EP

La vivienda se convierte en el primer problema de los jóvenes de Barcelona

Los hogares con vecinos de entre 15 y 34 años pagan 894 euros de media en alquiler o hipoteca, mientras el ingreso medio en esta franja de edad es de 888 euros

4 min

La vivienda ha desbancado al empleo como primer problema para los jóvenes de Barcelona. El acceso a un piso en la Ciudad Condal es el quebradero de cabeza más citado por los vecinos de entre 15 y 34 años, según los últimos datos de la Encuesta a la Juventud de Barcelona 2020

Ha presentado el trabajo demoscópico el concejal Josep Ramon Riera, edil de Infancia y Juventud de la capital catalana. El electo ha reconocido que "se han invertido los términos", pues en el último sondeo en 2015 el primer problema para los jóvenes era el empleo. Ahora es el acceso a la vivienda en un municipio que vivió una alza de alquileres hasta que la pandemia del coronavirus golpeó España. 

Casi 900 euros de renta mensual

Así, los jóvenes emancipados abonan una media de 893,8 euros de alquiler o hipoteca, ha subrayado Riera haciendo referencia a los datos de la Encuesta. La cifra contrasta con la media de ingresos de este segmento poblacional, que se queda en 888,3 euros. 

Con estos precios y los ingresos bajos, ¿cómo se emancipan pues los jóvenes? El 32,5% de los encuestados admite que recibe ayuda de otra persona para pagar su vivienda. Más de la mitad (53,3%) son el padre o la madre, mientras que otro 32,5% reconoce que su pareja comparte los gastos de la vivienda. 

Emancipados: de alquiler

En este contexto, los jóvenes emancipados crecen, aunque aumenta la opción del alquiler. Están fuera de casa el 41,1% de los encuestados de entre 20 y 24 años; el 78,5% de entre 25 y 29 años y el 86,4% de entre 30 y 34 años. 

No obstante, los vecinos de menos edad de Barcelona optan por arrendar y no por la compra, otra realidad relacionada con los salarios bajos. Cuatro de cada cinco sondeados que tienen su propio hogar arriendan un piso. La vivienda de propiedad hasta los 34 años se desploma del 20,5% en 2015 al 8,2% el pasado año. Por su parte, otro 6% mora en un apartamento cedido por un tercero, habitualmente la familia. 

​Precariedad es joven y femenina

En el capítulo laboral, el trabajo demoscópico aflora una precarización entre los vecinos más jóvenes. Los contratos temporales se ceban con los de menos edad: el 43% de entre los 20 y 24 años trabaja con este acuerdo laboral. Riera ha destacado que la temporalidad es más prevalente entre "los más jóvenes, las mujeres, los nacidos fuera de España y los residentes de barrios con las rentas más bajas". 

En percepciones, el 31% de los sondeados asegura que vive en la misma clase social que su familia. No obstante, el 28,6% ya dice que su situación social ha empeorado "un poco" en relación a sus padres. El 18,2% ha mejorado "un poco" su posición en la estructura social y otro 13,5% la ha visto empeorar "bastante".