Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, en el Círculo Ecuestre / CEDIDA

José Luis Martínez-Almeida: "En Madrid no hubiésemos renunciado a la ampliación de El Prat"

El alcalde lamenta que Barcelona haya perdido el pulso de las olimpiadas de 1992 que convirtieron la ciudad en un referente para toda España

3 min

El alcalde de MadridJosé Luis Martínez-Almeida​, ha criticado la negativa de Barcelona a la ampliación de la tercera pista del aeropuerto de El Prat. "Nosotros no hubiésemos renunciado desde el inicio a esa inversión", ha declarado en un encuentro celebrado en el Círculo Ecuestre.

"Si había un problema de sostenibilidad ambiental, al menos, se deberían de haber tratado de encontrar todas las soluciones que permitieran combinar una inversión de 1.600 millones de euros con que se pudieran propiciar las condiciones necesarias para que los enclaves de alto valor ecológico también se pudieran mantener. Aquí, sin embargo, se produjo un debate prácticamente binario: o sí, o no", ha explicado.

Sinergias entre ciudades

En cuanto a las relaciones entre ambas urbes, el edil popular ha sostenido que "Barcelona es la capital del Mediterráneo y Madrid es la capital de Iberoamérica en Europa y, por tanto, tenemos la capacidad de generar sinergias que nos beneficien a ambas ciudades. Barcelona y Madrid se deben entender a través de un diálogo competitivo dentro de un proyecto común que es España".

Sin embargo, el dirigente ha lamentado que Barcelona haya perdido el pulso que caracterizó a la metrópolis durante las olimpiadas de 1992. "Creo que no había nadie en España que no tuviera claro que si había una ciudad que ejemplificara la transición de la dictadura a la democracia, que tuviera ansias de conquistar la modernidad y que luchara por homologarnos a otras democracias del mundo, esa era Barcelona. Todos mirábamos a esta ciudad".

Contra la moratoria hotelera

En el ámbito de la gestión económica municipal, el alcalde de Madrid ha asegurado que el progreso de las ciudades es "una cuestión de actitud", refiriéndose a varios ejemplos. El primero, el proyecto fallido del Four Seasons en la capital catalana, enterrado por la moratoria hotelera impuesta por los comunes. Martínez-Almeida ha apuntado que “nosotros hicimos todo lo posible por hacer que una cadena hotelera como Four Seasons se estableciera en Madrid, porque nos permite atraer a un tipo de turista que no teníamos hasta ese momento”.

Como es habitual, en el debate también ha habido un apartado dedicado al proceso independentista de Cataluña. A este respecto, Martínez-Almeida ha comentado que "en Madrid no hay un sentimiento nacionalista, no hay un sentimiento independentista. […] Además, al que es de fuera no hay término peyorativo que se le aplique, no es ni charnego, ni maqueto. El que vive en Madrid es madrileño, venga de donde venga y no se le aplica ningún tipo de referencia o de etiqueta".